Ir al contenido principal

TRAVESÍA ESTRAVAGARIA


TRAVESÍA ESTRAVAGARIA 

(César Ávalos) / Inédito

El hombre del piso de enfrente abre su ventana y su cuerpo que es el cuervo de la noche ya posó sus patas de halo musical. En este mismo momento amanece o anochece para el duro reconocimiento del tiempo, cuándo es cuándo, a qué hora es esa hora enjuta. ¿En qué momento pedir la palabra exacta si es que esta tiene el privilegio de soñar con nosotros?  Sí, ahí llega. Que cambio tan brusco para tratar de describir, los ánimos, los arenales que se extienden como soberbias pesadillas de la marihuana y el alcohol. Qué noche dios mío. Qué vibración es esta que te enaltece o te mantiene en el anonimato. Pasa por el propio silencio de los cuartos, de los edificios vacíos, de las colmenas repletas y ausentes. Qué espanto para las escaleras. Qué espanto para mirarse al espejo, a los ojos, para arreglarse una cara, un gesto, una mancha. Caballero de la mancha and smoking . El hombre del piso de en frente es el gran simulador. Aborrece la luz del sol. Los mensajes que envía son como ondas sonoras, como una represión de cielo, de cielo? No, en realidad el hombre del piso de enfrente maneja otra cutícula. Al amanecer muda, aspira otro aire y se sumerge en veneno. Ve las cosas en dos y saborea la nada que pueblan las mañanas frías que descienden del cielo a tocar los pies de aquella toda esa rareza. Este hombre procrea alucinación. Esto lo aturde porque no encuentra otro tipo de limpieza, extra clean impone él, mientras tanto sube a su cielo y baja a su sótano. Maravilla del estiércol no visto. Vuelos que se inician pajareramente al llegar la noche. Vicisitud de hierba buena. Olorosa. Flor que maquilla los rostros del mundo. Rareza entre otros. El hombre del piso de enfrente busca, desea. Quiere escribir otro mundo, pendejo, donde él ya vivió.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Jerga: Cutra

Es uno de tantos términos del lenguaje vulgar aún no aceptado por la Academia de la Lengua Española de nuestro país, pero usado por todos los peruanos, cuyo significado está contextualizado con el soborno y vueltos de sobrecostos en el submundo de la corrupción. Me arriesgo a opinar que el origen de este término está en la preposición contra, que semánticamente, denota oposición y contrariedad. A mediados del siglo pasado, en que se originó esta jerga, los  facinerosos que cometían  este tipo de delitos económicos, eran conscientes  de que estaban actuando en contra de la ley. "Hagamos la contra". Supongo que para "esconder" la fechoría y no sentirse acusados por esta palabra, simplistamente, derivaron el término de contra a cutra. Así la preposición contra dio origen al sustantivo cutra que sometido a la acción toma categoría de verbo: cutrear. Actualmente, sigue siendo conjugado en las tres personas gramaticales, en singular y en plural.    (  Lucio Córdova Mezo

El abuelo Wilmaco

Hace unos días, en Trazos, mi amigo Reymer y yo celebramos con un six pack de latas la culminación de su novela  El abuelo Wilmaco . Se trata de una historia ilustrada que habla del amor, no solo del que sentía Wilmaco por Romina y su hijo Yaro, también del amor hacia la naturaleza. Conocí a Reymer hace unos años y desde entonces hemos sido muy amigos. No. Mentira. La verdad es que casi no lo veo, pero sí hemos coincidido en varios eventos literarios y, para ser francos, siempre he admirado su determinación y compromiso con la literatura. Cuando me dijo que ya había culminado su proyecto y me envío sus escritos para leerlos, además de sentirme muy feliz de su logro, no dudé un segundo en ser partícipe de su edición y publicación. Y, ergo, he aquí el resultado. El abuelo Wilmaco  resalta a los hombres del campo dedicados al trabajo por un futuro prometedor. Pero la vida es incierta, agradable y nefasta a la vez. Esa es la vida, y Wilmaco, con sus nueve décadas, lo sabe y entiende