Ir al contenido principal

Publicaciones: minúsculo diario


Escribe: Vedrino Lozano Achuy
               
“¿Se puede ser otro sin ser el mismo Ávalos?” Nos pregunta el yo poético, la cual nos conduce a otra interrogante ¿quién es César Ávalos? En palabras suyas un “esteta decadente” en opinión de los demás: poeta, narrador, promotor cultural y de conciertos pero sobre todo una persona de enorme sensibilidad estética. Desde su primera plaqueta, “Solar” (2003) hasta el entrañable “Ciudad Morrissey” (2004) Ávalos ha sabido desarrollar una estética segura donde la finura de su palabra poética, alcanza un nivel alto con “minúsculo diario” (Kovack editores, 2014)
La poesía de Ávalos sabe despertar en el lector extrañas sensaciones: melancolía, angustia soledad, tristeza, las cuales combinan perfectamente con las atmosferas oscura, patéticas y las sentidas evocaciones a lugares comunes (las calles de Chaclacayo, la casa de un insigne novelista o el malecón de Cerro Azul recorrido innumerables veces siempre acompañado de la soledad) y en especial a entrañables compañeros de ruta.
“Estos últimos días han sido cruelmente patéticos. He sido malo hasta el hartazgo de la sol-edad. Será porque en todas ellas aparece el flaco Quesada celebrando su particular Semana santa. Hace ya un año de esto. Debe ser. Porque no hay pena sola que no venga sola sino que todo obedece a una secuela de abismos”
Este pequeño fragmento hace tangible las palabras de Luis Goytisolo: “la escritura tiene que ver, no con la realidad, sino con quien la evoca”. Con “minúsculo diario” César Ávalos nos dice que existe un lugar donde la saciedad tiene distintos aromas y que el asombro siempre nos conducirá a descubrir o descifrar nuestro rosario de experiencias vitales.
Un libro corto, como lo indica el titulo, pero lleno de intensidad. Un libro para leer y releer siempre bajo la lluvia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Jerga: Cutra

Es uno de tantos términos del lenguaje vulgar aún no aceptado por la Academia de la Lengua Española de nuestro país, pero usado por todos los peruanos, cuyo significado está contextualizado con el soborno y vueltos de sobrecostos en el submundo de la corrupción. Me arriesgo a opinar que el origen de este término está en la preposición contra, que semánticamente, denota oposición y contrariedad. A mediados del siglo pasado, en que se originó esta jerga, los  facinerosos que cometían  este tipo de delitos económicos, eran conscientes  de que estaban actuando en contra de la ley. "Hagamos la contra". Supongo que para "esconder" la fechoría y no sentirse acusados por esta palabra, simplistamente, derivaron el término de contra a cutra. Así la preposición contra dio origen al sustantivo cutra que sometido a la acción toma categoría de verbo: cutrear. Actualmente, sigue siendo conjugado en las tres personas gramaticales, en singular y en plural.    (  Lucio Córdova Mezo

El abuelo Wilmaco

Hace unos días, en Trazos, mi amigo Reymer y yo celebramos con un six pack de latas la culminación de su novela  El abuelo Wilmaco . Se trata de una historia ilustrada que habla del amor, no solo del que sentía Wilmaco por Romina y su hijo Yaro, también del amor hacia la naturaleza. Conocí a Reymer hace unos años y desde entonces hemos sido muy amigos. No. Mentira. La verdad es que casi no lo veo, pero sí hemos coincidido en varios eventos literarios y, para ser francos, siempre he admirado su determinación y compromiso con la literatura. Cuando me dijo que ya había culminado su proyecto y me envío sus escritos para leerlos, además de sentirme muy feliz de su logro, no dudé un segundo en ser partícipe de su edición y publicación. Y, ergo, he aquí el resultado. El abuelo Wilmaco  resalta a los hombres del campo dedicados al trabajo por un futuro prometedor. Pero la vida es incierta, agradable y nefasta a la vez. Esa es la vida, y Wilmaco, con sus nueve décadas, lo sabe y entiende