Ir al contenido principal

Cuento: Tarde de sol


Autor: Juan Carlos Suárez Revollar

—Todo está arreglado —dijo Leticia.
—Entonces ya lo sabías —respondió Francisco. Su rostro se había puesto pálido—. ¿Tus papás están de acuerdo?
—Fue su idea. Creo que en el fondo les alegra.
—Yo no me alegro.
Leticia lo miró con dureza.
—Deberías.
Caminaban hacia la casa de Leticia. Francisco cogió una de sus manos, pero ella se soltó con disimulo.
—Tampoco podré ir a mi fiesta.
—¿Tan pronto viajas? —dijo él.
—Debo estar en la facultad el Lunes.
Atravesaron el parque Don Bosco. Leticia se sentó en una banqueta y anudó los cordones de sus zapatos. Él quiso atraerla hacia sí y abrazarla.
—Ahora no, Francisco.
Una suave brisa agitaba las ramas de los árboles y terminó de desordenar el cabello de Leticia.
—¿Pensaste en lo que te dije? —preguntó ella.
—En casa no les gustaría.
—Creí que podías decidirlo tú.
—Puedo —respondió Francisco—. Pero no quiero darles más disgustos.
—Tienes que quedártelo.
—Mi casa es pequeña, comprende.
Una gran nube terminaba de cubrir el sol y la mitad del cielo.
—No me lo tienes que devolver —insistió Francisco.
Leticia abrió la puerta. Un perro de aguas llegó corriendo y saltó sobre sus piernas.
—¡Me ensucias, pesado!
Entraron a la sala y se sentaron. Francisco levantó al perro y le sacudió el pelo de la cabeza.
—Cómo estás, amiguito.
Leticia lo miraba.
—¿Entonces?
—No puedo —dijo él. Puso en el suelo al perro y lo vio tumbarse a dormitar a sus pies.
—También tendré que solucionarlo yo, ¿verdad?
Guardaban un silencio incómodo.
—¿Y tu papá? —dijo ella al fin.
—Llega la otra semana —respondió Francisco. Planeaba decirlo después, pero ese momento era bueno como cualquier otro—: Iré a trabajar con él.
—¿A la selva?
—Al norte.
Francisco intentaba sonreír.
—Me alegra que hagas algo con tu vida —siguió ella.
—Es para pagarme el examen de la universidad.
—¿No pensabas contármelo?
—Lo supe ayer.
—Y yo soy la última en enterarse.
Francisco contemplaba al perro. Recordaba cuando era un cachorro y se lo había regalado a Leticia para conquistarla.
—Vamos a caminar —dijo ella de pronto.
Regresaban hacia el parque Don Bosco. El perro los detenía para olisquear los postes de la luz y ladraba cuando no podía estirar más la correa que sostenía Leticia.
—¿Regresarás?
—Si la facultad me da tiempo —respondió ella—. Dependerá de mis papás.
—Claro, siempre tus papás.
—Seguiré con mi vida si a eso te refieres.
Francisco estaba pensativo. Comprendía que no volvería a verla ni a saber de ella.
—¿Vamos al cine el viernes? —preguntó para cambiar de tema.
—Estaría bien.
—¿Te espero en el colegio?
—En mi casa —contestó ella—, después de almorzar.
El perro ladraba a un gato que caminaba sobre un muro. Leticia le quitó la correa y este corrió en su persecución entre los coches en movimiento. Ambos animales atravesaron una cerca, vadearon el río y se perdieron en un terreno baldío.
—¿Por qué hiciste eso?
—Quería irse —respondió Leticia—. Ya volverá.
A la distancia Francisco veía un punto blanco que seguía alejándose.
—Si no te importa lo que le ocurra, dímelo.
Francisco se sentía observado por los transeúntes y prefirió calmarse.
—Has cambiado —dijo luego de un breve silencio.
Ella asintió con frialdad.
—Será mejor que vuelva a casa.
—Dame la correa —dijo Francisco—. Yo me quedaré con el perro.
Mientras la miraba marcharse hacia la luz rojiza del sol que empezaba a ocultarse, decidió no ir al cine el viernes. Pensaba en que los padres de Leticia sí se encargarían de todo y supo que había tenido mucha suerte. //

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Libros: El gallo gallina

El gallo gallina La novela de Oswaldo Reynoso “El gallo gallina”, editada por una editorial peruana que ha tenido a bien transcribirla de un original publicado a mimeógrafo, según palabras del autor, hace más de cinco décadas, es una verdadera muestra de ingenio, por ser un compendio de sucesos narrados en distintos tiempos y estilos literarios. Una “gallo gallina” es un gallo de pelea que se asemeja a una gallina en apariencia; con esta peculiaridad, engaña a su rival, a quien después de haber confundido y al punto de alterarle las hormonas, logra vencerlo. El de esta historia, por la trama y su mismo nombre, “Civilísimo”, es un gallo de suma importancia. Tanto su dueño, apegado a su animal al punto de llorar por él y embriagarse al máximo, el adolescente que por desgracia lo hurta, el cocinero que parece haber pactado con el diablo para obtener la receta de una pachamanca sin igual, los inoportunos apristas, los maestros oradores y sobones, los mendigos, y finalmente, el minist

Análisis: Yakuruna (novela)

PRESENTACIÓN DE LA OBRA LITERARIA "YAKURUNA" DE MIULER VÁSQUEZ GONZÁLEZ Por: Julio Oliveira Valles GENERALIDADES Los escritores, por lo general narran o impregnan en sus creaciones literarias sus experiencias tempranas, la división de la realidad, sus relaciones familiares, amicales, su contacto con la naturaleza circundante: ríos, lagos, accidentes geográficos, costumbres, comportamientos, lenguaje, etc. Incluyendo sus creencias, formación profesional, actividades laborales, entre otros. Estas creaciones literarias de autores selváticos, según mi punto de vista, se agrupan de la siguiente manera: - Literatura de selva alta - Literatura de ceja de selva y, - Literatura de selva baja o llano amazónico. La obra "Yakuruna" del escritor Miuler Vásquez González, tiene como escenario la selva y el río; se ubica en el segundo grupo, es decir entre escritores de ceja de selva, identificada por la descripción paisajística y uso de expresiones propias del universo vocabular d