Ir al contenido principal

Opinión: El fin del mundo


El fin del mundo: ¿Cuándo llegará? ¿Cómo será? El fin del mundo fue ayer, el fin del mundo es hoy y será mañana. Cada ser humano es un mundo. La vida del hombre es tan efímera, que setenta u ochenta años pasan como la brisa de un atardecer, sin sentir. En comparación a la vida del planeta Tierra, la vida del ser humano es insignificante en función al tiempo; en cambio, el paso del hombre como habitante de la tierra, en su corto periodo de vida, deja grandes huellas funestas que atentan contra la naturaleza de la tierra y la vida de las futuras generaciones humanas.

   El fin del mundo estamos construyendo cada uno de los seres humanos, con nuestras vidas desordenadas. No es que Dios dictaminará la catástrofe de la tierra; no está quitando el agua; no está restringiendo el oxígeno que respiramos. No es que Dios está quitando el suelo donde producimos los alimentos; no es que está eliminando las plantas de la faz de la tierra; no es que  está eliminando de a pocos los animales silvestres que son parte de nuestra dieta alimenticia. No es que Dios está contaminando los ríos con excretas humanas, está envenenando los ríos con insecticidas, está invadiendo los ríos con botellas plásticas, está contaminando los ríos con excedentes mineros, con excedentes petroleros. No es Dios quien llena de humareda el cielo provocando la perforación de la capa de ozono. ¿Quiénes hacen todas estas atrocidades atentatorias a la vida?

   Actuamos en el transcurso de nuestra corta vida como autómatas, en carrera desenfrenada a la consecución de acumulación de riquezas; en esta loca corrida, los humanos se olvidan que tienen un norte definido, que su vida forma parte de la naturaleza. Significa que el medio ambiente siempre debe ser sostenible, porque en ese medio vivirán las demás generaciones. De lo contrario, con el actuar equivocado, hacemos todos los esfuerzos para que en el breve plazo llegue el fin del mundo, cuando no haya suelo donde producir los alimentos, ni plantas que nos den el oxígeno que respiramos, ni exista agua para beber, porque todas las fuentes (ríos, quebradas, riachuelos) han sido envenenados, contaminados con excretas de los mismos humanos, con plásticos, vidrios, metales, restos de actividades mineras y petroleras; cuando no hay animales silvestres para la alimentación, cuando el cielo azulino se convierta en humareda permanente y en vez de respirar aire puro, se respire anhídrido carbónico junto a hollín pegajoso. ¿Qué harán los pocos seres humanos que generación tras generación se han preocupado solo en acumular masas inmensas de dinero? Se alimentarán de monedas, respirarán monedas, beberán monedas. Ese es el fin del mundo que estamos construyendo, con cada acto que hacemos. Todos los actos mafiosos, de corrupción, solo tienen el propósito de acumular dinero, de catalizar la llegada del fin del mundo ¿Podremos ser diferentes? Solo hay un camino que nos conduce a ser diferentes: Dios.  

 (Luis Ordóñez Sánchez)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Jerga: Cutra

Es uno de tantos términos del lenguaje vulgar aún no aceptado por la Academia de la Lengua Española de nuestro país, pero usado por todos los peruanos, cuyo significado está contextualizado con el soborno y vueltos de sobrecostos en el submundo de la corrupción. Me arriesgo a opinar que el origen de este término está en la preposición contra, que semánticamente, denota oposición y contrariedad. A mediados del siglo pasado, en que se originó esta jerga, los  facinerosos que cometían  este tipo de delitos económicos, eran conscientes  de que estaban actuando en contra de la ley. "Hagamos la contra". Supongo que para "esconder" la fechoría y no sentirse acusados por esta palabra, simplistamente, derivaron el término de contra a cutra. Así la preposición contra dio origen al sustantivo cutra que sometido a la acción toma categoría de verbo: cutrear. Actualmente, sigue siendo conjugado en las tres personas gramaticales, en singular y en plural.    (  Lucio Córdova Mezo

El abuelo Wilmaco

Hace unos días, en Trazos, mi amigo Reymer y yo celebramos con un six pack de latas la culminación de su novela  El abuelo Wilmaco . Se trata de una historia ilustrada que habla del amor, no solo del que sentía Wilmaco por Romina y su hijo Yaro, también del amor hacia la naturaleza. Conocí a Reymer hace unos años y desde entonces hemos sido muy amigos. No. Mentira. La verdad es que casi no lo veo, pero sí hemos coincidido en varios eventos literarios y, para ser francos, siempre he admirado su determinación y compromiso con la literatura. Cuando me dijo que ya había culminado su proyecto y me envío sus escritos para leerlos, además de sentirme muy feliz de su logro, no dudé un segundo en ser partícipe de su edición y publicación. Y, ergo, he aquí el resultado. El abuelo Wilmaco  resalta a los hombres del campo dedicados al trabajo por un futuro prometedor. Pero la vida es incierta, agradable y nefasta a la vez. Esa es la vida, y Wilmaco, con sus nueve décadas, lo sabe y entiende