Ir al contenido principal

Relatos: Réquiem por un amigo



Autor: Carlos Tafur Ruíz

Día a día, por varios años, cuando andaba y desandaba por uno de los jirones del barrio Partido Alto de Tarapoto, al pasar frente a una huerta, él estaba allí, con su cuerpo un tanto delgado, pero ligera y graciosamente torcido, quizás por los embates de la vida y el tiempo. Durante todos esos años le vi crecer y crecer como desafiando al cielo. Recorrí más de una vez otros jirones del mismo barrio en mi afán de encontrar otro hermano suyo. Pero me vi resignado a aceptar que ya no quedaban más. Me convencí de que mi amigo cocotero gigante era el único que existía hasta esos días.

Lo que sí vi fue que una tras otra se levantaban torres metálicas, frías y artificiales muestras de "progreso", tratando de opacar, minimizar, o tal vez eliminar a mi amigo, no obstante que fue él, sus hermanos mayores, padres y abuelos quienes motivaron para que Tarapoto fuera calificada como "La ciudad de las palmeras". Con esas torres el viento ya no puede jugar como lo hacía con él, unas veces bruscamente y otras con leves caricias, casi susurrando. Y es que cocotero y viento ―masculinos gramaticales al fin― se entendían muy bien.

Pero un día, en mi diario transitar, noté que él empezaba a morir. Primero fueron las awiwas, quienes con ferocidad atacaron sus hojas, las que se tornaron amarillentas, con palidez de muerte. A partir de entonces, cada vez que lo miraba, veía impotente cómo mi amigo cocotero, con quien había trabado una silenciosa amistad desde que me afinqué en Partido Alto iba agonizando y perdiendo su majestuosidad.

Hasta que hace un par de años, cuando al pasar por el lugar donde siempre me paraba a contemplarle, con tristeza vi que de él quedaba apenas un muñón, muerto ya, pero seguía en pie.

¡Qué pena, mi añorado cocotero gigante, el último de tu familia en Partido Alto, y quizás en Tarapoto, que hayas muerto! Pero me enorgullece el hecho de haber visto que continuaste de pie hasta tu total desaparición.

Es que este amigo gigante no murió por sí mismo: terminó asesinado por la modernidad.

  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Libros: El gallo gallina

El gallo gallina La novela de Oswaldo Reynoso “El gallo gallina”, editada por una editorial peruana que ha tenido a bien transcribirla de un original publicado a mimeógrafo, según palabras del autor, hace más de cinco décadas, es una verdadera muestra de ingenio, por ser un compendio de sucesos narrados en distintos tiempos y estilos literarios. Una “gallo gallina” es un gallo de pelea que se asemeja a una gallina en apariencia; con esta peculiaridad, engaña a su rival, a quien después de haber confundido y al punto de alterarle las hormonas, logra vencerlo. El de esta historia, por la trama y su mismo nombre, “Civilísimo”, es un gallo de suma importancia. Tanto su dueño, apegado a su animal al punto de llorar por él y embriagarse al máximo, el adolescente que por desgracia lo hurta, el cocinero que parece haber pactado con el diablo para obtener la receta de una pachamanca sin igual, los inoportunos apristas, los maestros oradores y sobones, los mendigos, y finalmente, el minist

Análisis: Yakuruna (novela)

PRESENTACIÓN DE LA OBRA LITERARIA "YAKURUNA" DE MIULER VÁSQUEZ GONZÁLEZ Por: Julio Oliveira Valles GENERALIDADES Los escritores, por lo general narran o impregnan en sus creaciones literarias sus experiencias tempranas, la división de la realidad, sus relaciones familiares, amicales, su contacto con la naturaleza circundante: ríos, lagos, accidentes geográficos, costumbres, comportamientos, lenguaje, etc. Incluyendo sus creencias, formación profesional, actividades laborales, entre otros. Estas creaciones literarias de autores selváticos, según mi punto de vista, se agrupan de la siguiente manera: - Literatura de selva alta - Literatura de ceja de selva y, - Literatura de selva baja o llano amazónico. La obra "Yakuruna" del escritor Miuler Vásquez González, tiene como escenario la selva y el río; se ubica en el segundo grupo, es decir entre escritores de ceja de selva, identificada por la descripción paisajística y uso de expresiones propias del universo vocabular d