Ir al contenido principal

«¿Quieres cantar mi canción?», nuevo libro de Flor Linares

«¿Quieres cantar mi canción?» es la nueva entrega literaria de Flor Libertad Linares Flores. Muy a su estilo, se pone del lado de las mujeres golpeadas y humilladas, de las que no tienen voz y que sufren el abuso de normas y culturas tradicionales en abierto atropello a sus derechos y libertades, preciados valores humanos que se deben defender hoy y siempre sin importar el tiempo y el lugar donde pervivan.

La verdad es que el título del libro me inquieta, la pregunta me lleva a una doble invitación: la primera invitación es a la empatía, la capacidad de comprender los sentimientos y emociones de otro congénere en el torrente de la vida, de intentar experimentar lo que está sintiendo. La segunda invitación es a la actuación, es decir, al hecho concreto de cantar, elevada habilidad de producir belleza a través de la melodía de la voz.

Dejemos el plano denotativo del título del cuento que Flor Libertad Linares Flores nos regala en esta oportunidad, vayamos unos peldaños más arriba, lleguemos al plano connotativo, expresión natural de la literatura. ¿De qué sonidos, de qué señales, qué llamada de atención, qué aviso o noticia, qué celebración o condena está tramando la poeta y sus amigas las nobles chicharras?

El altruismo, el amor y la preocupación por los demás es la bandera que levanta la poeta en esta ocasión. Su historia abarca un escenario emergente y universal, se ha propuesto el inicio de una tarea emancipadora, su capacidad de ayudar a los demás así lo exigen.

«¿Quieres cantar mi canción?» es un cuento combativo, solidario con las minorías que sufren el atropello, la discriminación y el abuso de las mayorías. El espíritu rebelde de la autora se pone de manifiesto y condena que en pleno siglo XXI, todavía la sociedad y los estados totalitarios y fundamentalistas destinen a las mujeres a roles de subordinación, propios de una visión estrecha del mundo, obligando al encierro de las mujeres a normas familiares y sociales estrictas, en menoscabo de sus derechos y libertades. La autora nos insta a celebrar la fiesta de la vida en estrecha armonía entre hombres y mujeres.  

**Flor Libertad Linares Flores (Yurimaguas, 1990) estudió la carrera de Educación Secundaria en el área de comunicación en la Escuela de Educación Superior Pedagógica Pública Loreto (2012). Ha publicado «La muerte del Simuy» (2015) y «Yanku, el origen de las mariposas» (2020) y ha participado en las antologías: «Cuentos Amazónicos 3» (2022) y «Tunchi» (2023). Se desempeña como escritora y editora. Dirige la Editorial Renaco. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Jerga: Cutra

Es uno de tantos términos del lenguaje vulgar aún no aceptado por la Academia de la Lengua Española de nuestro país, pero usado por todos los peruanos, cuyo significado está contextualizado con el soborno y vueltos de sobrecostos en el submundo de la corrupción. Me arriesgo a opinar que el origen de este término está en la preposición contra, que semánticamente, denota oposición y contrariedad. A mediados del siglo pasado, en que se originó esta jerga, los  facinerosos que cometían  este tipo de delitos económicos, eran conscientes  de que estaban actuando en contra de la ley. "Hagamos la contra". Supongo que para "esconder" la fechoría y no sentirse acusados por esta palabra, simplistamente, derivaron el término de contra a cutra. Así la preposición contra dio origen al sustantivo cutra que sometido a la acción toma categoría de verbo: cutrear. Actualmente, sigue siendo conjugado en las tres personas gramaticales, en singular y en plural.    (  Lucio Córdova Mezo

El abuelo Wilmaco

Hace unos días, en Trazos, mi amigo Reymer y yo celebramos con un six pack de latas la culminación de su novela  El abuelo Wilmaco . Se trata de una historia ilustrada que habla del amor, no solo del que sentía Wilmaco por Romina y su hijo Yaro, también del amor hacia la naturaleza. Conocí a Reymer hace unos años y desde entonces hemos sido muy amigos. No. Mentira. La verdad es que casi no lo veo, pero sí hemos coincidido en varios eventos literarios y, para ser francos, siempre he admirado su determinación y compromiso con la literatura. Cuando me dijo que ya había culminado su proyecto y me envío sus escritos para leerlos, además de sentirme muy feliz de su logro, no dudé un segundo en ser partícipe de su edición y publicación. Y, ergo, he aquí el resultado. El abuelo Wilmaco  resalta a los hombres del campo dedicados al trabajo por un futuro prometedor. Pero la vida es incierta, agradable y nefasta a la vez. Esa es la vida, y Wilmaco, con sus nueve décadas, lo sabe y entiende