Ir al contenido principal

La música de los Kechwas lamistas en la Semilla del Tiempo del Bicentenario


Decidí recopilar parte de la música que se interpreta en las diversas comunidades nativas de la Provincia de Lamas, como parte de un proyecto de investigación en solitario, en el año 2016. Un año después y antes de finalizar mis salidas de campo, tuve la oportunidad de registrar en archivos de audio la información que sus cultores me habían confiado. En ese momento, dejé las bitácoras y los cuadernos por equipos de grabación de audio. Entonces, ambienté algunos espacios como estudios de grabación en Tarapoto y Lamas -todos ellos improvisados y con notables carencias-. A este punto, es necesario precisar que, reuní a los músicos de mayor edad para sostener un testimonio más fiel de la música Kechwa lamista, bajo criterios preestablecidos. Después de un promedio de tres sesiones en tres semanas, se terminó el trabajo.

De modo accesorio, había que elegir un nombre grupal, y ese fue El Conjunto Típico Los Abuelos del Wayku. En dichas sesiones se encontraban registradas entre músicas para el trabajo, para las celebraciones como carnavales y fiestas patronales, para los rituales, para las danzas, géneros prehispánicos y más. Contaba con un promedio de treinta archivos de audio, registrados en los estudios de grabación, además de otros diez, registrados en campo.

(Músicos ¨pifaneros y didineros¨ de la comunidad nativa Wayku. Foto: Percy A. Flores N. 2017)

Esta información fue depositada después en el repositorio del Instituto de Etnomusicología de la PUCP, iniciando así una colección con mi nombre. Allí, el maestro Manuel Ráez, me invitó a seguir registrando más material, dado que la selva cuenta con insuficiente información documentada, lo que dificulta a científicos sociales y otros realizar trabajos en el área. Finalmente, así lo hice, continué viajando y documentando cada vez más. Incluso, me convocó a presentar parte del material en su programa Músicas del Perú, transmitido por Radio Filarmonía desde el mismo IDE PUCP. También, se me realizó una entrevista en el canal del Estado Peruano (TV PERÚ), específicamente, en el programa Presencia Cultural, para su sección Presencia Sonora. Allí expliqué que parte de mi música original tenía influencia en mis trabajos de investigación.

Posteriormente, hice una selección de los primeros archivos y publiqué un álbum independiente y en formato digital, con el título de La música de los Kechwas lamistas. Nunca hubo plan de difusión ni de comercialización.

(Carta de reconocimiento por parte de la Municipalidad Provincial de Lamas. Foto: Claire Williams, 2018) 

Por otro lado, mientras la Municipalidad Provincial de Lamas me otorgaba un documento donde se reconocía mi aporte a la cultura local, otras personas se encargaban de desacreditar dicha labor, según ellos porque yo respondía a un supuesto vínculo con los científicos genetistas que, postularon a través de sus evidencias genéticas el cambio de la historia. Se concluía que los habitantes Kechwas tenían parentesco con las culturas amazónicas de Ecuador, mas no, de los Chankas de los Andes centrales. Lógicamente, esto contravenía la ¨historia oficial¨ desde las crónicas. Hubo rechazo por parte de algunos profesores, historiadores, cultores y habitantes pertenecientes al pueblo mestizo. Inclusive, recuerdo leer un texto denigrante por parte de un músico tarapotino -de apellido Díaz- hacia la cultura que yo me había acercado durante esos últimos años, con el afán de sistematizar parte del universo musical para que todos puedan comprenderlo. Dicho texto, decía: ¨(…) no me digas que eres el paladín de la cultura porque grabaste a unos nativos tocando pandilla y lo subiste a Spotify¨.

A finales de 2020, maquiné con el apoyo de la Editorial Trazos, la publicación de una colección de tres discos de mi catálogo como recopilador y compositor. Allí se encontraba también el álbum que menciono durante todo el texto. Esta serie tendría la clasificación de música tradicional, música popular y música experimental, hecha en San Martín y Lima.

(Mockup hecho por Rayza Díaz. Primera edición de La música de los Kechwas lamistas. 2020)
 
En el mes de junio, el Estado Peruano vaticinó las celebraciones por el Bicentenario del Perú. Entonces, el Gobierno Regional de San Martín propuso enviar el disco ¨La música de los Kechwas lamistas¨ a la Semilla del Tiempo. Serían cien objetos de todo el país que se incluirían en dicha cápsula. Este artefacto especialmente diseñado por Servicios Industriales de la Marina del Perú, sería enterrado en el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú por cien años. Es decir, estos objetos serían desenterrados recién en el tricentenario del país para que las futuras generaciones comprendan de cerca y dialoguen con nuestro tiempo. Para entonces, todos nosotros ya no habríamos de estar en este mundo. 

Desde mi parte, he cumplido mi objetivo, preservar y difundir parte de la música de mi región por muchas décadas.

(Parte de los cien objetos incluidos en la Semilla del Tiempo. Foto de Agencia Peruana de Noticias Andina en el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú. 2021)


Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Jerga: Cutra

Es uno de tantos términos del lenguaje vulgar aún no aceptado por la Academia de la Lengua Española de nuestro país, pero usado por todos los peruanos, cuyo significado está contextualizado con el soborno y vueltos de sobrecostos en el submundo de la corrupción. Me arriesgo a opinar que el origen de este término está en la preposición contra, que semánticamente, denota oposición y contrariedad. A mediados del siglo pasado, en que se originó esta jerga, los  facinerosos que cometían  este tipo de delitos económicos, eran conscientes  de que estaban actuando en contra de la ley. "Hagamos la contra". Supongo que para "esconder" la fechoría y no sentirse acusados por esta palabra, simplistamente, derivaron el término de contra a cutra. Así la preposición contra dio origen al sustantivo cutra que sometido a la acción toma categoría de verbo: cutrear. Actualmente, sigue siendo conjugado en las tres personas gramaticales, en singular y en plural.    (  Lucio Córdova Mezo

El abuelo Wilmaco

Hace unos días, en Trazos, mi amigo Reymer y yo celebramos con un six pack de latas la culminación de su novela  El abuelo Wilmaco . Se trata de una historia ilustrada que habla del amor, no solo del que sentía Wilmaco por Romina y su hijo Yaro, también del amor hacia la naturaleza. Conocí a Reymer hace unos años y desde entonces hemos sido muy amigos. No. Mentira. La verdad es que casi no lo veo, pero sí hemos coincidido en varios eventos literarios y, para ser francos, siempre he admirado su determinación y compromiso con la literatura. Cuando me dijo que ya había culminado su proyecto y me envío sus escritos para leerlos, además de sentirme muy feliz de su logro, no dudé un segundo en ser partícipe de su edición y publicación. Y, ergo, he aquí el resultado. El abuelo Wilmaco  resalta a los hombres del campo dedicados al trabajo por un futuro prometedor. Pero la vida es incierta, agradable y nefasta a la vez. Esa es la vida, y Wilmaco, con sus nueve décadas, lo sabe y entiende