Ir al contenido principal

Las abstracciones de Von Aschenbach

Escribe: Patrick Pareja.

Ojalá tuviéramos tipos como Von. Gente que sabe guardar las distancias y esconde la pecaminosidad para no dañar su imagen. De hecho, así nos evitaríamos muchos conflictos. Contada en V partes, «La muerte en Venecia» de Thomas Mann es un cuestionamiento a ser lo que se es, el extraño visitante que incomoda y fastidia, que cela y acosa, que aparenta tranquilidad, pero que tiene una multitud de pasiones atoradas, un amor que le gustaría dar pero que reprime.

La inconformidad, la monotonía, la vida, la muerte y la autodestrucción son careos contra el pensamiento liberal de nuestra época. Cuestiones que encontramos, con mayor énfasis, en la parte I y II: remembranzas y desilusión del personaje, el escritor Von Aschenbach. Un tipo sofisticado y exitoso, rebelde y delicado, que tenía mucho que decir a la sociedad en su juventud, pero que en la madurez encuentra una pasividad que le aflige, una vejez que aburre y que conduce a la muerte.

Sin duda, las reflexiones y citas filosóficas sobre el arte, el artista, el triunfo, el desengaño, la soledad, a lo largo de las páginas, hacen del libro una lectura imprescindible.

El lector piensa que irá de lleno a una batalla, a encontrarse con tragedias y sangre que salpica por todos lados. Esa curiosidad consigue el gancho para acabar la lectura. Sin embargo, al interior, los sentimientos del protagonista conducen a una explosión en la conciencia, la que te lleva a discrepar con la realidad, pese a que la novela tiene más de cien años.

En ese camino por salir de la rutina, por librarse de la comodidad, quizá en un arranque de andropausia, el protagonista viaja a Venecia, ciudad que deslumbra y asusta, que encierra misterios y apasiona. En Venecia, Von conoce a Tadzio y se enamora, lo convierte en su predilección, en el fruto prohibido, en su amor platónico, en un amor perverso que lo mantiene en vilo y que le da vitalidad.

La obra podría ser escandalosa —fue juzgada en su momento—, la polémica está cantada, pero no se trata de consumar un amorío homosexual, un amorío que pone los pelos de punta a la mojigatería de nuestros días; la novela es, más bien, una crítica al empeño, a la vía ruinosa que toma el protagonista para llegar a la muerte que alude el título, pues, esta novela corta es producto del excentricismo y la infelicidad.

Mann usa un lenguaje exuberante que corre deseoso y rítmico, capaz de encontrar adeptos —y los tiene en masa—. Las imágenes creadas son opulentas y bellas, y son un desafío para el lector.

Suelo calificar un libro por la energía y las sensaciones que transmite. «La muerte en Venecia», al inicio, no consigue oprimirme, no me ató, no me convirtió en un desesperado que quiere acabar la lectura en una sentada. Lo que no quita el interés generado o el disfrute. Es, tal vez, culpa del sabor de la palabra fácil y fluida que suelo leer últimamente, o la falta de costumbre. Pues leer a los clásicos es un trabajo necesario para los que pretenden llegar a ser escritores.

Lo importante es encontrar el goce estético —que aparece al avanzar las páginas—, el grito que te encara el libertinaje, la lujuria, la atracción por lo desconocido, por tomar lo que no nos pertenece, por salir de la rutina.

Mann logró, en cien páginas, lo que contados escritores han logrado: contarnos una historia escandalosa sin llegar al escándalo, a la ofensa, al erotismo que, no me cabe duda, pensarías encontrar. Lo que es una virtud. En Mann, la palabra tiene una composición que no se desprende de lo correctamente social.

 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Libros: El gallo gallina

El gallo gallina La novela de Oswaldo Reynoso “El gallo gallina”, editada por una editorial peruana que ha tenido a bien transcribirla de un original publicado a mimeógrafo, según palabras del autor, hace más de cinco décadas, es una verdadera muestra de ingenio, por ser un compendio de sucesos narrados en distintos tiempos y estilos literarios. Una “gallo gallina” es un gallo de pelea que se asemeja a una gallina en apariencia; con esta peculiaridad, engaña a su rival, a quien después de haber confundido y al punto de alterarle las hormonas, logra vencerlo. El de esta historia, por la trama y su mismo nombre, “Civilísimo”, es un gallo de suma importancia. Tanto su dueño, apegado a su animal al punto de llorar por él y embriagarse al máximo, el adolescente que por desgracia lo hurta, el cocinero que parece haber pactado con el diablo para obtener la receta de una pachamanca sin igual, los inoportunos apristas, los maestros oradores y sobones, los mendigos, y finalmente, el minist

Análisis: Yakuruna (novela)

PRESENTACIÓN DE LA OBRA LITERARIA "YAKURUNA" DE MIULER VÁSQUEZ GONZÁLEZ Por: Julio Oliveira Valles GENERALIDADES Los escritores, por lo general narran o impregnan en sus creaciones literarias sus experiencias tempranas, la división de la realidad, sus relaciones familiares, amicales, su contacto con la naturaleza circundante: ríos, lagos, accidentes geográficos, costumbres, comportamientos, lenguaje, etc. Incluyendo sus creencias, formación profesional, actividades laborales, entre otros. Estas creaciones literarias de autores selváticos, según mi punto de vista, se agrupan de la siguiente manera: - Literatura de selva alta - Literatura de ceja de selva y, - Literatura de selva baja o llano amazónico. La obra "Yakuruna" del escritor Miuler Vásquez González, tiene como escenario la selva y el río; se ubica en el segundo grupo, es decir entre escritores de ceja de selva, identificada por la descripción paisajística y uso de expresiones propias del universo vocabular d