Ir al contenido principal

Análisis literario

 
 


La Virgen del Samiria
(Novela de Roger Rumrrill)

"La Virgen del Samiria", primera y reciente novela del destacado escritor y periodista Roger Rumrrill, es un gran esfuerzo narrativo, cuya ambición totalizadora, transitando entre la novela y el ensayo bibliográfico, pierde vigor y rigor narrativo. La historia que cuenta es muy interesante, sobre todo por la descripción que hace de la explotación humana, pero en algunas ocasiones es repetitiva en cuanto a la cronología, que bien podría haberse suprimido, o, al menos, recortado. A mi modesto entender, el momento cumbre como recurso novelístico es la siguiente narración: 

"A las ocho de la mañana, el coronel rompió la rutina ordenando el izamiento del pabellón nacional. Pero con el agregado no habitual de un discurso, solemne y reiterativo, en el que apelaba al sagrado compromiso para con la patria. Con el pecho inflado de orgullo patriótico y con la voz estentórea, marcial y autoritaria, el coronel se aprestaba a culminar su discurso, con la tropa en posición de atención achicharrándose ya con el impetuoso sol mañanero, cuando intempestiva e imprevistamente asomó «La Virgen del Samiria» en el umbral de la puerta de la casa del coronel lanzando un sonoro, fuerte y agresivo insulto que se escuchó en toda la guarnición y que más mortal que una bala dun dun y más destructivo que un cañonazo, fulminó para siempre la autoridad, la hombría y el futuro del coronel, porque la frase vivió más tiempo que el militar:

― ¡Ese coronel es un chivo sin leche¡"

Es un recurso narrativo parecido a una genialidad de García Márquez que le da mucha fuerza al personaje. Sin embargo, María Torres Rengifo, o sea "La Virgen del Samiria", narra en primera persona sus historias y eso pareciera que le quita vigor a la novela. 

Si el propósito de la novela de mi amigo Roger era simbolizar en la familia sanmartinense Torres Rengifo el esfuerzo pionero de las primeras oleadas de migrantes asentadas en un enclave geográfico, sin otra salida que la de ir en busca de oportunidades de vida, y que al afrontar la durísima realidad, cayeron en las garras de compañías de ayer y de hoy que se instalan en la Amazonía imponiendo sus propias reglas, al margen de un Estado desintegrado e ineficiente, me aúno y felicito al autor. Agrego… ¡Gloria a las familias sanmartinenses pioneras que ayudaron a forjar una identidad regional libre sin ningún tutelaje! (posterior a las Misiones), como sí ocurrió en efecto en la Costa y la Sierra en la época de la Colonia. Nuestros pioneros recogieron costumbres, gastronomía, valores, música y sonidos de nuestros grupos amazónicos ancestrales y los incorporaron al mestizaje republicano. 

Mi percepción global de la novela es que, siendo de una temática rica, variada y mucho más por explotar, es un gran primer paso de Roger en el oficio de novelista, aunque siento que hay algo que le falta y que no permite que la novela dé el salto final. O a lo mejor viene una siguiente entrega, algo así como "La Venganza de la Shushupe" . Algo parecido le ocurrió a nuestro nobel MVLL en "El sueño del Celta". 

                          Escribe:  Gabino Alva infante

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jerga: Cutra

Es uno de tantos términos del lenguaje vulgar aún no aceptado por la Academia de la Lengua Española de nuestro país, pero usado por todos los peruanos, cuyo significado está contextualizado con el soborno y vueltos de sobrecostos en el submundo de la corrupción. Me arriesgo a opinar que el origen de este término está en la preposición contra, que semánticamente, denota oposición y contrariedad. A mediados del siglo pasado, en que se originó esta jerga, los  facinerosos que cometían  este tipo de delitos económicos, eran conscientes  de que estaban actuando en contra de la ley. "Hagamos la contra". Supongo que para "esconder" la fechoría y no sentirse acusados por esta palabra, simplistamente, derivaron el término de contra a cutra. Así la preposición contra dio origen al sustantivo cutra que sometido a la acción toma categoría de verbo: cutrear. Actualmente, sigue siendo conjugado en las tres personas gramaticales, en singular y en plural.    (  Lucio Córdova Mezo

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

El abuelo Wilmaco

Hace unos días, en Trazos, mi amigo Reymer y yo celebramos con un six pack de latas la culminación de su novela  El abuelo Wilmaco . Se trata de una historia ilustrada que habla del amor, no solo del que sentía Wilmaco por Romina y su hijo Yaro, también del amor hacia la naturaleza. Conocí a Reymer hace unos años y desde entonces hemos sido muy amigos. No. Mentira. La verdad es que casi no lo veo, pero sí hemos coincidido en varios eventos literarios y, para ser francos, siempre he admirado su determinación y compromiso con la literatura. Cuando me dijo que ya había culminado su proyecto y me envío sus escritos para leerlos, además de sentirme muy feliz de su logro, no dudé un segundo en ser partícipe de su edición y publicación. Y, ergo, he aquí el resultado. El abuelo Wilmaco  resalta a los hombres del campo dedicados al trabajo por un futuro prometedor. Pero la vida es incierta, agradable y nefasta a la vez. Esa es la vida, y Wilmaco, con sus nueve décadas, lo sabe y entiende