Ir al contenido principal

Utopías y desvaríos (34)

 
 


La "locura" en la que ocupo mi tiempo, cada día, no me acerca al dinero u otras comodidades, ni me permite tener acceso a los "amigos influyentes" que todo hombre exitoso anhela, ni representa un medio para la captación de fondos de alguna entidad estatal o privada, no, en absoluto; pero sí, mis cosas, con todo lo que implique para mi apariencia, estados de ánimos o bienestar económico, me hacen eternamente dichoso, libre, enamorado de los orgasmos que me regala la vida.

A veces, lo reconozco, algún exceso o mi mala conciencia, altera la tranquilidad de muchos, incluyendo  la mía. Me siento agobiado entonces, culpable, mísero, deseoso de un abrazo sincero, del perdón que no merezco. Y luego ya estoy detenido en una meditación profunda, hastiado de tanta concentración, como queriendo justificar lo incierto, para encontrar el norte que se acomode a las respuestas que busco y quiero encontrar.

En otras ocasiones, en cambio, la luz de la vitalidad escupe en mi cara sus rayos de intensa armonía, a veces de a pocos, o casi siempre de forma exagerada. Me abre el pecho esta luminiscencia, destierra mis huesos de este impune cuerpo que porto, e invasiva, con las cenizas de mis vísceras, se impera con la proyección de lo que realmente soy: un alma desnuda y blanca.    

Y recorro esta superficie terrenal, expuesto a la sofocación, con dudas, insano; o recubierto de proyecciones y sueños, lúcido. 

Adusto o afable, sereno u obsesivo, alevoso o transparente… ¡mis extremos me condenan, aíslan, proyectan, o encumbran!
Esta insania es única, caprichosamente inspiradora. Si he de perecer por alguno de mis arrebatos, ayer, mañana, u hoy, seguramente a mis despojos los han de comer, o incinerar, o desaparecer; pero lo único imposible de arrebatarme, será la esencia de esas composiciones que mis dedos y mi cabeza pretenden inmortalizar.   

La ostentación me ocupa, me baña y ensucia, es cierto; por tanto, es improbable la concepción de alguna muestra de sutileza en mis afirmaciones: antes tendría que enfriarse el astro rey. Lo que afirmo, apunta a las aseveraciones del vulgo, tan desacertadas y fuera de lugar con respecto a la originalidad de mis palabras. 

En mí, nada está dicho, que se entienda: no hay ideas ni formas que se reconozcan en una divagación del pasado, ¡en mí no las hay!, tampoco se crea que esta locura va de mano en mano, adiestrándose en mis supuestos "abrigos" de colección. 

Ya quisieran los humanos que yo sea como ellos, poco creativo, rutinario, dispuesto a sacrificar mi dinero en cada estupidez que se invente, alucinado en elegir una forma de contornearme al ritmo de alguna melodía poco creativa, adicto al consumo de alcohol después de una semana agobiante de trabajo (se entiende la lógica: "me saco la mugre para divertirme"), enamorado de los deportes absurdos, flatulento, detractor de los malos políticos, experto en la solución de los problemas sociales… 

No podría parecerme a los humanos, aun si me compararan con uno que acumule las cualidades de todos ellos; no me pareciera, aun si la inteligencia de estos se juntara en una sola cabeza. Pero parezco humano, es la verdad, y padezco las vicisitudes que implica vivir. Es adrede: me mimetizo por pura búsqueda de conocimiento, para entender a la humanidad. No me importa; al fin y al cabo esto cambiará en unas cuantas décadas más, el día que mi cuerpo se enfríe. 

(M.V.)//

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Libros: El gallo gallina

El gallo gallina La novela de Oswaldo Reynoso “El gallo gallina”, editada por una editorial peruana que ha tenido a bien transcribirla de un original publicado a mimeógrafo, según palabras del autor, hace más de cinco décadas, es una verdadera muestra de ingenio, por ser un compendio de sucesos narrados en distintos tiempos y estilos literarios. Una “gallo gallina” es un gallo de pelea que se asemeja a una gallina en apariencia; con esta peculiaridad, engaña a su rival, a quien después de haber confundido y al punto de alterarle las hormonas, logra vencerlo. El de esta historia, por la trama y su mismo nombre, “Civilísimo”, es un gallo de suma importancia. Tanto su dueño, apegado a su animal al punto de llorar por él y embriagarse al máximo, el adolescente que por desgracia lo hurta, el cocinero que parece haber pactado con el diablo para obtener la receta de una pachamanca sin igual, los inoportunos apristas, los maestros oradores y sobones, los mendigos, y finalmente, el minist

Análisis: Yakuruna (novela)

PRESENTACIÓN DE LA OBRA LITERARIA "YAKURUNA" DE MIULER VÁSQUEZ GONZÁLEZ Por: Julio Oliveira Valles GENERALIDADES Los escritores, por lo general narran o impregnan en sus creaciones literarias sus experiencias tempranas, la división de la realidad, sus relaciones familiares, amicales, su contacto con la naturaleza circundante: ríos, lagos, accidentes geográficos, costumbres, comportamientos, lenguaje, etc. Incluyendo sus creencias, formación profesional, actividades laborales, entre otros. Estas creaciones literarias de autores selváticos, según mi punto de vista, se agrupan de la siguiente manera: - Literatura de selva alta - Literatura de ceja de selva y, - Literatura de selva baja o llano amazónico. La obra "Yakuruna" del escritor Miuler Vásquez González, tiene como escenario la selva y el río; se ubica en el segundo grupo, es decir entre escritores de ceja de selva, identificada por la descripción paisajística y uso de expresiones propias del universo vocabular d