Ir al contenido principal

Relato: Sobreviviente

 
 


Si David Bowie se pusiera a cantar en el baño de un prostíbulo, seguiría siendo David Bowie. Pero si lo hiciera un cantante aficionado al country, el lugar le restaría dignidad a su afición. Y eso era lo que ella sentía, más o menos, y no porque se le ocurriera cantar como David Bowie, ni porque jamás y mucho menos se le ocurriría hacerlo dentro del baño de un prostíbulo, sino porque no era él y los sentimientos se pegan al cuerpo como las moscas a un vagabundo. Era lo que más o menos sentía, con sumas y restas si se quiere. Un amor no se olvida, como tampoco se olvida el peor día de cumpleaños que se ha tenido. Pero en cuestiones de amor, ella no recordaba con esa memoria impetuosa y terca que tienen las chicas que se enamoran de la primavera, sino que lo hacía con la piel. Por eso ella consideraba a su piel como un linóleo sobre el que se deslizaba un rocío y la dañaba. Tenía esa fragilidad de las nubes en noviembre y esa luminosidad de los fósforos artesanales que la hacían distinguir entre las demás chicas de la oficina. Y del barrio, faltaba más. Y ella lo sabía, aunque no quería tomárselo mucho en serio, pues en las fotografías o en su espejo, nada podía decirle con tanta certeza que era la mujer más hermosa que un hombre pudiera haber visto en la vida real y en las revistas de moda. Y eso a ella le daba la seguridad de que su dolor no se parecía a ningún otro, como alguna vez leyó de un escritor con nombre de boxeador. Pero así y todo, su dolor era el mismo que el de una multitud de hinchas luego de un campeonato perdido. Por eso el amor para ella era un mutilado de guerra sin compensación ni merecimientos de parte de la patria cuyo territorio defendió sin miedo. Y lo era porque había sobrevivido a muchas batallas sin armas de fuego con qué disparar ni defensas que encontrar. Y sin honores en la pechera, claro.

(Escribe: Ronald Arquíñigo Vidal)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Jerga: Cutra

Es uno de tantos términos del lenguaje vulgar aún no aceptado por la Academia de la Lengua Española de nuestro país, pero usado por todos los peruanos, cuyo significado está contextualizado con el soborno y vueltos de sobrecostos en el submundo de la corrupción. Me arriesgo a opinar que el origen de este término está en la preposición contra, que semánticamente, denota oposición y contrariedad. A mediados del siglo pasado, en que se originó esta jerga, los  facinerosos que cometían  este tipo de delitos económicos, eran conscientes  de que estaban actuando en contra de la ley. "Hagamos la contra". Supongo que para "esconder" la fechoría y no sentirse acusados por esta palabra, simplistamente, derivaron el término de contra a cutra. Así la preposición contra dio origen al sustantivo cutra que sometido a la acción toma categoría de verbo: cutrear. Actualmente, sigue siendo conjugado en las tres personas gramaticales, en singular y en plural.    (  Lucio Córdova Mezo

El abuelo Wilmaco

Hace unos días, en Trazos, mi amigo Reymer y yo celebramos con un six pack de latas la culminación de su novela  El abuelo Wilmaco . Se trata de una historia ilustrada que habla del amor, no solo del que sentía Wilmaco por Romina y su hijo Yaro, también del amor hacia la naturaleza. Conocí a Reymer hace unos años y desde entonces hemos sido muy amigos. No. Mentira. La verdad es que casi no lo veo, pero sí hemos coincidido en varios eventos literarios y, para ser francos, siempre he admirado su determinación y compromiso con la literatura. Cuando me dijo que ya había culminado su proyecto y me envío sus escritos para leerlos, además de sentirme muy feliz de su logro, no dudé un segundo en ser partícipe de su edición y publicación. Y, ergo, he aquí el resultado. El abuelo Wilmaco  resalta a los hombres del campo dedicados al trabajo por un futuro prometedor. Pero la vida es incierta, agradable y nefasta a la vez. Esa es la vida, y Wilmaco, con sus nueve décadas, lo sabe y entiende