Ir al contenido principal

Utopías y desvaríos (27)



He venido desde lejos, de arriba, para que te sientas bien y puedas estar cerca de mí. Solo debes darme un poco de tiempo, algunos años de tu vida, nada más; yo sabré recompensarte por tu pequeño esfuerzo, con creces.

Lo primero que te pido, es que conserves estas alas que llevo a cuestas. Trátalas bien, sí, por nada intentes cortarlas. Si las maltratas, sabes que vas a incapacitarme para el vuelo, de por vida, ¡hasta podría morir! ¿Te imaginas? Morir en tu planeta apestoso, no, eso no.

Lo segundo, y lo más importante que de ti requiero, es que alabes mis excesos, en todos los sentidos. No he venido a esta tierra a mezclarme con el resto de humanos, ni a parecerme a ellos, por tanto, o me abres las puertas para volar a donde me plazca, el día y la hora que quiera, o te vas al carajo y de una vez me regreso a donde pertenezco, sin ti.

Algo más: he rastreado tu proceder impuro, conozco tus debilidades y sé de tu apego al deleite carnal, así que, si te doy un abrazo, o te digo las cosas que crees saber de mí, lo hago porque mis innumerables sentidos me han advertido de lo peligroso que pueden ser ustedes, miserables humanos.

Entonces, te lo advierto por última vez, no reniegues de tu suerte; más bien confórmate con que mi presencia reclame la minucia de tiempo que compone tu vida.

Ya lo sabes:

Que no se abra el firmamento ante tus ojos, ni me recuerdes lo que creas que es correcto. Estoy bien con mis ánimos y emociones, y me basta verlo todo desde mis ojos

Que a cada segundo, a cada hora, todos los días, todo el año, todos los años, toda tu vida…, es decir, toda tu corta existencia en comparación con la vida infinita que yo tengo, dedícate a mí, a servirme, a llenarme de placer y bienestar. Ya alguna vez, en otro tiempo de este mi tiempo infinito, tendrás lo tuyo.

Que mis pasos vayan inseguros, por abismos pedregosos, cantinas, burdeles, y por cualquier lugar de mala reputación que ponga en riesgo mis alas… A mi regreso, mis heridas han de ser curadas por tu falsa bondad.

Que tus espacios estén descubiertos a mis ojos, todo el tiempo, y siempre ven, corre, tras mi llamado.

Que siempre que finja alguna inseguridad, desínflate de orgullo, hazme ver los caminos que recorres, extiende tu mano hacia mí y ábreme hasta los esfínteres de tu cuerpo, para poder ver tu interior…

Ya lo sabes, no es mucho lo que pido; en cambio tú vas a tener mi presencia cerca, cada día, aquí en tu planeta hoy, y mañana en el empíreo, a donde llegarás de mi mano, por ser consecuente con tus actos.

Nada más, ahora ven a limpiarme estas alas, antes de que anochezca… ¡De rodillas!

(M.V.)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Jerga: Cutra

Es uno de tantos términos del lenguaje vulgar aún no aceptado por la Academia de la Lengua Española de nuestro país, pero usado por todos los peruanos, cuyo significado está contextualizado con el soborno y vueltos de sobrecostos en el submundo de la corrupción. Me arriesgo a opinar que el origen de este término está en la preposición contra, que semánticamente, denota oposición y contrariedad. A mediados del siglo pasado, en que se originó esta jerga, los  facinerosos que cometían  este tipo de delitos económicos, eran conscientes  de que estaban actuando en contra de la ley. "Hagamos la contra". Supongo que para "esconder" la fechoría y no sentirse acusados por esta palabra, simplistamente, derivaron el término de contra a cutra. Así la preposición contra dio origen al sustantivo cutra que sometido a la acción toma categoría de verbo: cutrear. Actualmente, sigue siendo conjugado en las tres personas gramaticales, en singular y en plural.    (  Lucio Córdova Mezo

El abuelo Wilmaco

Hace unos días, en Trazos, mi amigo Reymer y yo celebramos con un six pack de latas la culminación de su novela  El abuelo Wilmaco . Se trata de una historia ilustrada que habla del amor, no solo del que sentía Wilmaco por Romina y su hijo Yaro, también del amor hacia la naturaleza. Conocí a Reymer hace unos años y desde entonces hemos sido muy amigos. No. Mentira. La verdad es que casi no lo veo, pero sí hemos coincidido en varios eventos literarios y, para ser francos, siempre he admirado su determinación y compromiso con la literatura. Cuando me dijo que ya había culminado su proyecto y me envío sus escritos para leerlos, además de sentirme muy feliz de su logro, no dudé un segundo en ser partícipe de su edición y publicación. Y, ergo, he aquí el resultado. El abuelo Wilmaco  resalta a los hombres del campo dedicados al trabajo por un futuro prometedor. Pero la vida es incierta, agradable y nefasta a la vez. Esa es la vida, y Wilmaco, con sus nueve décadas, lo sabe y entiende