Ir al contenido principal

Utopías y desvaríos (15)



Voy a tratar de valeme de mucho entusiasmo, cinismo y valentía, para soportar a tanto mediocre en estos días de fiesta de fin de año. A quienes les encuentre y me sea inevitable no hablarles, les abordaré con una falsa sonrisa, y antes de que me feliciten y deseen buenas nuevas, les hablaré de lo bonito que sería celebrar juntos la despedida de fin de año, con harta cerveza y mucha grasa. Les diré que frecuentemos los mejores lugares, y que me permitieran ser quien invite. Nada más. Enseguida iré pensando en alguna forma de tortura, o no, mejor iré imaginando sus traseros alineados en fila, dispuestos a recibir la pateadura que se merecen, por estúpidos.

A mis allegados y amigos, les haré saber que he muerto, no por parecer trágico, ni hacerme notar, simplemente para demostrarme a mí mismo que cada quien anda absorto en sus cosas y por tanto, poca importancia tiene el resto. Seguro estoy que nadie tomaría en cuenta mi deceso, a lo mucho, “murió este pendejo, pero iremos a ver a su madre todavía después de año nuevo...”, dirían, para mi bien.

A quienes les interesa el perdón de alguna divinidad, seguro van a pretender arrepentirse de sus malos actos vividos en todo el año. Entonces irán a sus centros de oración, clamarán perdón, y cuando sus rodillas terminen adormecidas, y sus ojos y rostros humedecidos de lágrimas, ya podrán regresar a casa, donde les esperará una riquísima y fastuosa cena, compuesta de cerdo, pavo, vino, panetón, y las uvas, para la buena suerte, y la ropa nueva, y las cávalas... Mientras tanto, en otros lugares de esta ciudad endemoniada y ruidosa, al tiempo que unos se van preparando para ir a bailar y tomar de amanecida, otros sucumben penosa agonía, miseria y oscuridad: a estos, el nuevo año terminará por extinguirlos de la faz terrestre.

A otros quienes envían mensajes de amistad y prosperidad, vía facebook o e-mail, esperando que se les cumpla sus deseos según el número de destinatarios (a mayor cantidad de envíos, más probabilidad), a ellos, les invoco a que vayan a una librería y preferible, ya que fijo estos (as) enfermitos (as) no pretenden estudiar o lo están haciendo por pura presión, se pongan a leer a Dale Carnegie o Wayne W. Dyer; aunque sea que lean esta basura antes de tanta estulticia.

Finalmente, la aberración más grande que he notado, está en algunos personajes, que con el ánimo de hacerse notar, organizan celebraciones para los que menos tienen. Es muy común ver a los políticos, autoridades ediles y empresarios, en afán “altruista”, solo para que después salgan en los diarios. ¡Qué tales hijos de p...” Si de verdad quisieran ayudar, no tendrían por qué hacer tanto alarde. Realmente la actitud de estos infelices, me deprime de manera brutal. Ya me cansé. Ahora mismo iré a comprarme pastillas para dormir.
(M.V.)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Libros: El gallo gallina

El gallo gallina La novela de Oswaldo Reynoso “El gallo gallina”, editada por una editorial peruana que ha tenido a bien transcribirla de un original publicado a mimeógrafo, según palabras del autor, hace más de cinco décadas, es una verdadera muestra de ingenio, por ser un compendio de sucesos narrados en distintos tiempos y estilos literarios. Una “gallo gallina” es un gallo de pelea que se asemeja a una gallina en apariencia; con esta peculiaridad, engaña a su rival, a quien después de haber confundido y al punto de alterarle las hormonas, logra vencerlo. El de esta historia, por la trama y su mismo nombre, “Civilísimo”, es un gallo de suma importancia. Tanto su dueño, apegado a su animal al punto de llorar por él y embriagarse al máximo, el adolescente que por desgracia lo hurta, el cocinero que parece haber pactado con el diablo para obtener la receta de una pachamanca sin igual, los inoportunos apristas, los maestros oradores y sobones, los mendigos, y finalmente, el minist

Análisis: Yakuruna (novela)

PRESENTACIÓN DE LA OBRA LITERARIA "YAKURUNA" DE MIULER VÁSQUEZ GONZÁLEZ Por: Julio Oliveira Valles GENERALIDADES Los escritores, por lo general narran o impregnan en sus creaciones literarias sus experiencias tempranas, la división de la realidad, sus relaciones familiares, amicales, su contacto con la naturaleza circundante: ríos, lagos, accidentes geográficos, costumbres, comportamientos, lenguaje, etc. Incluyendo sus creencias, formación profesional, actividades laborales, entre otros. Estas creaciones literarias de autores selváticos, según mi punto de vista, se agrupan de la siguiente manera: - Literatura de selva alta - Literatura de ceja de selva y, - Literatura de selva baja o llano amazónico. La obra "Yakuruna" del escritor Miuler Vásquez González, tiene como escenario la selva y el río; se ubica en el segundo grupo, es decir entre escritores de ceja de selva, identificada por la descripción paisajística y uso de expresiones propias del universo vocabular d