Ir al contenido principal

Hans Christian Andersen


El mundo mágico de los cuentos

La imagen del cuento infantil, de los sueños y las premoniciones que reivindican el espíritu de todo niño, se concentran en las historias de este personaje universal. En él, los mundos parecen hechos a la medida de la intuición, delimitados con el afán de brindar goce o tristeza, siempre en el momento oportuno. Christian Andersen, también fue un poeta, el más trascendido de los escritores del romanticismo danés, cuyo origen fue austero y de formación enteramente autodidacta. Para muchos, la influencia marcada que originó sus escritos, se fundamenta en las lecturas Schiller, Goether y E.T.A. Hoffmann, quienes marcaron su niñez gracias al esmero y dedicación de su padre, lector consumado que le inculcó la lectura dese muy temprana edad. En estas fiestas de fin de año, dado a que muchos escritos de este personaje ilustre han marcado las vidas de millones de personas cuando niños, ofrecemos un espacio sobre su trabajo, en honor a la infancia que alguna vez tuvimos. Que en estas fechas, se encienda el alma de ilusión y reviva el auge de la verdadera fantasía. Algo así. Finalmente, algunos de los trabajos que nunca olvidaremos, por ejemplo, "El patito feo", o "El soldadito de plomo", seguirán latentes en aquellos que prefieran no involucionar en este mundo tan cambiante, cálido a la atmosfera, frío al interior de los humanos que crecen en esta nueva era.

//El director.//

-->

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Jerga: Cutra

Es uno de tantos términos del lenguaje vulgar aún no aceptado por la Academia de la Lengua Española de nuestro país, pero usado por todos los peruanos, cuyo significado está contextualizado con el soborno y vueltos de sobrecostos en el submundo de la corrupción. Me arriesgo a opinar que el origen de este término está en la preposición contra, que semánticamente, denota oposición y contrariedad. A mediados del siglo pasado, en que se originó esta jerga, los  facinerosos que cometían  este tipo de delitos económicos, eran conscientes  de que estaban actuando en contra de la ley. "Hagamos la contra". Supongo que para "esconder" la fechoría y no sentirse acusados por esta palabra, simplistamente, derivaron el término de contra a cutra. Así la preposición contra dio origen al sustantivo cutra que sometido a la acción toma categoría de verbo: cutrear. Actualmente, sigue siendo conjugado en las tres personas gramaticales, en singular y en plural.    (  Lucio Córdova Mezo

El abuelo Wilmaco

Hace unos días, en Trazos, mi amigo Reymer y yo celebramos con un six pack de latas la culminación de su novela  El abuelo Wilmaco . Se trata de una historia ilustrada que habla del amor, no solo del que sentía Wilmaco por Romina y su hijo Yaro, también del amor hacia la naturaleza. Conocí a Reymer hace unos años y desde entonces hemos sido muy amigos. No. Mentira. La verdad es que casi no lo veo, pero sí hemos coincidido en varios eventos literarios y, para ser francos, siempre he admirado su determinación y compromiso con la literatura. Cuando me dijo que ya había culminado su proyecto y me envío sus escritos para leerlos, además de sentirme muy feliz de su logro, no dudé un segundo en ser partícipe de su edición y publicación. Y, ergo, he aquí el resultado. El abuelo Wilmaco  resalta a los hombres del campo dedicados al trabajo por un futuro prometedor. Pero la vida es incierta, agradable y nefasta a la vez. Esa es la vida, y Wilmaco, con sus nueve décadas, lo sabe y entiende