Ir al contenido principal

Utopías y desvaríos (6)



Mi sueño, lo admito, es adentrarme en una caverna espeluznante, adornada con alguna vertiente que la mantenga siempre húmeda, inaccesible. 

Que esta mi caverna, sea del espesor de mi resbaloso cuerpo, y que cada vez que la lujuria me endurezca, siempre se mantenga caliente, únicamente para mí: de ser así, de forma continua, he de estar entrando y saliendo a toda hora.

La quiero llena de monte, ennegrecida por la humedad y el chapoteo de mi aventajado tamaño, a disposición perpetua; pero no quiero sentarme cerca de ella las veinticuatro horas, no, solo los minutos y las veces que me interese buscar su profundidad.  

Pese a que me he sumergido en muchas cavernas, algunas delimitadas con extremo cuidado, otras de poca o mucha vigencia, oscuras, blancas, profundas, angostas, anchas..., ninguna llegó a parecerse a la de mi sueño dorado. Quizás no, porque de pronto estas se dejaron influir por el entorno, el mismo que de a pocos se iba haciendo parte no solo de su existencia, sino también de la mía, y nos obligaba a mostrarnos ante su presencia, bajo ciertas situaciones estacionales. Entonces, al menos para mí, nada era saludable, por eso me volvía flácido, sin fuerza y cansino: francamente, en épocas así, nada me motivaba.      

Me gusta lo tétrico, además, de ahí el deseo de adentrarme en una caverna superpoblada, al natural; de no estar en una así, mi estado y forma animalezca se degenera, pasa a ser una masa corpórea deforme y arrugada, con tendencia al suicidio... Bueno, exagero, quizás alguna vez intenté matarme, o más bien desprenderme de la superficie en la que radico, en vano, porque cualquier intersticio es bueno en momentos así, hasta el vacío que se forma al juntar las manos.

Será difícil encontrar mi liberación o mi refugio perfecto, estoy seguro. Lo pienso, porque no sé cómo, hace unos días llegué a un lugar de luces coloridas, entre amarillas y anaranjadas, tenues, cálidas; fue entonces que, mientras recorría el espacio, vi muchas cavernas de mi gusto. Era como un paraíso, dotado de perfección y a mi alcance. Ahí me iba a quedar, sumergiéndome en una y otra profundidad hostil, pero, justo cuando salía de una de esos espeluznantes rincones, vi a otros como yo, a muchos, ir en pos de la satisfacción que acababa de tener. Y los muy cabrones, tal como yo, iban de lado en lado, con tanta o más dicha que yo. 

Lo bueno de todo es que se me reconoce como un ser libertador. Y es que, aun con las miles de cárceles que obstruyen mi emancipación, no me siento ese reo del tiempo y de los deseos que siempre fui. Ya no, ahora me comporto de acuerdo a mis gustos, a mis instintos y a mi lado eternamente animal.

Soy como debió ser el hombre que nunca existió: endeble y mimetizado ante el peligro, y duro como una roca ante la angustiosa vida que todo lo traga, sin piedad. Soy el explorador que más bien se pasea desconfiado y no se abalanza contra su presa mientras no la encuentre al alcance, saludable y limpia. 

 Me he de ir por el mundo vomitando versos blancos de placer; blancos, porque la vida pura es de ese color, y yo soy un creador nato, un hacedor, uno que se levanta para ver el horizonte y recorrerlo, a paso precipitado. Me siento un misterioso ser que va a elucubrar placer en las rendijas de la tierra, en los intermedios de las cordilleras y hasta en los orificios de donde se supone salen las palabras. 

(M.V.)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Jerga: Cutra

Es uno de tantos términos del lenguaje vulgar aún no aceptado por la Academia de la Lengua Española de nuestro país, pero usado por todos los peruanos, cuyo significado está contextualizado con el soborno y vueltos de sobrecostos en el submundo de la corrupción. Me arriesgo a opinar que el origen de este término está en la preposición contra, que semánticamente, denota oposición y contrariedad. A mediados del siglo pasado, en que se originó esta jerga, los  facinerosos que cometían  este tipo de delitos económicos, eran conscientes  de que estaban actuando en contra de la ley. "Hagamos la contra". Supongo que para "esconder" la fechoría y no sentirse acusados por esta palabra, simplistamente, derivaron el término de contra a cutra. Así la preposición contra dio origen al sustantivo cutra que sometido a la acción toma categoría de verbo: cutrear. Actualmente, sigue siendo conjugado en las tres personas gramaticales, en singular y en plural.    (  Lucio Córdova Mezo

El abuelo Wilmaco

Hace unos días, en Trazos, mi amigo Reymer y yo celebramos con un six pack de latas la culminación de su novela  El abuelo Wilmaco . Se trata de una historia ilustrada que habla del amor, no solo del que sentía Wilmaco por Romina y su hijo Yaro, también del amor hacia la naturaleza. Conocí a Reymer hace unos años y desde entonces hemos sido muy amigos. No. Mentira. La verdad es que casi no lo veo, pero sí hemos coincidido en varios eventos literarios y, para ser francos, siempre he admirado su determinación y compromiso con la literatura. Cuando me dijo que ya había culminado su proyecto y me envío sus escritos para leerlos, además de sentirme muy feliz de su logro, no dudé un segundo en ser partícipe de su edición y publicación. Y, ergo, he aquí el resultado. El abuelo Wilmaco  resalta a los hombres del campo dedicados al trabajo por un futuro prometedor. Pero la vida es incierta, agradable y nefasta a la vez. Esa es la vida, y Wilmaco, con sus nueve décadas, lo sabe y entiende