Ir al contenido principal

Peruano ilustre: Ribeyro


Esta edición especial, por Oswaldo Gonzaga Salazar

Julio Ramón Ribeyro

Uno de los más grandes de nuestra literatura peruana y el más modesto y sencillo; el más diestro narrador de piezas cortas del ambiente urbano, el más ilustre de sus cuentistas. Los que lo conocieron personalmente niega que haya sido tímido, huraño, enigmático. Más bien, su clásica humildad lo alejaba siempre del afán de figuración y de las pasarelas de la fama.

Su obra fue una constante preocupación, denuncia y rechazo de las injusticias en abierto choque contra la marginación y el abandono tipificado sobre todo en sus personajes de clase media y marginados.

Hasta entonces la narrativa peruana se había anegado en un regionalismo rural campesino. Ribeyro, como máximo exponente del cuento contemporáneo, es el iniciador del cuento y la novela con temática urbana: casas modestas, iglesias y burdeles, calles, plazas y bares, la vieja universidad, cafés del centro de Lima y Miraflores, aparecen en sus relatos con un estilo sobrio, fluido, vivencial; y entre la multitud urbana de la gran ciudad, no faltan tampoco los seres marginales de la Lima de las barriadas, los arenales y la extrema pobreza.

Reseña biográfica

(1929-1999), Lima. Estudió en la Universidad "La Católica". A los 23 años fue becado a España. Visitó Bélgica, Alemania y Francia, quedándose en este último país por varios años. En 1959 le fue otorgado el Premio Nacional de Novela.

Fue agregado Cultural del Perú ante la UNESCO. 

Su vida transcurrió entre la penumbra y el silencio, lejos de las pasarelas de la fama, siempre cultivando la introspección y el talento.
En 1998, recibió el premio Juan Rulfo; pocos meses después, falleció. Fue enterrado, siempre en medio de su modestia y silencio.

Entre sus obras, escribió:

Cuento: "Los gallinazos sin plumas", "Al pie del acantilado", "La botella de chicha", "Explicaciones a un cabo de servicios", reunidos después en "La palabra del mudo".

Novela: "Los geniecillos dominicales", "Crónica de San Gabriel", "Los hombres y las botellas".

Teatro: "Confusión en la prefectura", "Santiago el pajarero", "Los caracoles", "La piel de un indio no cuesta oro", "El último cliente", "Atusparia (el amauta)".

Ensayo: "Prosas apátridas".


Los gallinazos sin plumas, son dos niños que en la madrugada, angustiosamente se adelantan al carro basurero para poder conseguirle desperdicios al insaciable chancho que el abuelo don Santos-pata de palo-, engorda y después poder vender su carne y su manteca. No hay cariño, ni ternura, no hay estudios en estos niños: solo trato cruel y despiadado, solo hambre y marginación que termina en tragedia.

En Santiago el pajarero, ambientado en la época de la colonia, esta pieza de teatro se apoya en una tradición de Ricardo Palma para presentar a un hombre cuyo único delito fue soñar con volar y buscar los cielos; un idealista y visionario, que por adelantarse a su época pagó caro su osadía, de la que se encargaron los hipócritas, retrógrados y mediocres que nunca faltan. Pero el poeta que también fue Ribeyro, termina la historia con esta copla final:

Favores pidió a virreyes
y no los pudo lograr;
en medio de tantas leyes
fue su delito soñar,
soñar en poder volar.

Volando alcanzan la cima
miserables convenidos
que solo triunfan en Lima
los vestidos de bandidos

Quienes no saben soñar
se arrastran por el suelo,
mientras tu llegas al cielo
con que soñaste al volar.

Y así a pesar de tu duelo
si tu sueño fue volar
nadie te podrá olvidar.


Anotación importante________________________
Carta 15-2-1973. "¿Por qué la palabra del mudo". Ribeyro dice: "Porque en la mayoría de mis escritos se expresan aquellos que en vida están privados de la palabra, los marginados, los olvidados, los condenados a una existencia sin sintonía y sin voz. Yo les he restituido ese hálito negado y les he permitido modular sus anhelos, sus arrebatos y sus angustias".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Jerga: Cutra

Es uno de tantos términos del lenguaje vulgar aún no aceptado por la Academia de la Lengua Española de nuestro país, pero usado por todos los peruanos, cuyo significado está contextualizado con el soborno y vueltos de sobrecostos en el submundo de la corrupción. Me arriesgo a opinar que el origen de este término está en la preposición contra, que semánticamente, denota oposición y contrariedad. A mediados del siglo pasado, en que se originó esta jerga, los  facinerosos que cometían  este tipo de delitos económicos, eran conscientes  de que estaban actuando en contra de la ley. "Hagamos la contra". Supongo que para "esconder" la fechoría y no sentirse acusados por esta palabra, simplistamente, derivaron el término de contra a cutra. Así la preposición contra dio origen al sustantivo cutra que sometido a la acción toma categoría de verbo: cutrear. Actualmente, sigue siendo conjugado en las tres personas gramaticales, en singular y en plural.    (  Lucio Córdova Mezo

El abuelo Wilmaco

Hace unos días, en Trazos, mi amigo Reymer y yo celebramos con un six pack de latas la culminación de su novela  El abuelo Wilmaco . Se trata de una historia ilustrada que habla del amor, no solo del que sentía Wilmaco por Romina y su hijo Yaro, también del amor hacia la naturaleza. Conocí a Reymer hace unos años y desde entonces hemos sido muy amigos. No. Mentira. La verdad es que casi no lo veo, pero sí hemos coincidido en varios eventos literarios y, para ser francos, siempre he admirado su determinación y compromiso con la literatura. Cuando me dijo que ya había culminado su proyecto y me envío sus escritos para leerlos, además de sentirme muy feliz de su logro, no dudé un segundo en ser partícipe de su edición y publicación. Y, ergo, he aquí el resultado. El abuelo Wilmaco  resalta a los hombres del campo dedicados al trabajo por un futuro prometedor. Pero la vida es incierta, agradable y nefasta a la vez. Esa es la vida, y Wilmaco, con sus nueve décadas, lo sabe y entiende