Ir al contenido principal

Nostalgia y algarabía costumbrista en los relatos de Irma López

Escribe: Marco Antonio.

Irma López Chumbe es una escritora nacida en Tabalosos, región San Martín, pero que desde su adolescencia radica en Yurimaguas, Alto Amazonas – Loreto, que ya tuvo su ingreso en la narrativa amazónica a través de dos relatos publicados por la editorial Trazos. Nos referimos a «Colorada y Morocha» y «Crónica de un desaparecido» a final del año 2016. Sobre estos relatos dijimos que «Irma nos presenta personajes que juegan con los valores humanos: contradictorios, pero a la vez compenetrados. Son seres que desfilan sin esperar nada de la vida, tan solo observar cómo se desenvuelve. La preocupación de Colorada por los ebrios y necesitados, muertos de hambre, se vuelve patético frente a la indiferencia de Morocha que no se mide para comer frente a unos niños que le observan desde la ventana. Dos cuentos interesantes, sin duda, por la forma como se van hilvanando las historias, con una simpleza adrede para luego jugar con el misterio y el encanto de la selva».

El nuevo libro de Irma López nos muestra una diversidad de personajes que nos dan a conocer las costumbres de los pueblos amazónicos, como es el caso del primer relato donde «La mujer de ojos negros» cautiva a don Eleuterio, quien logra asimilar los conocimientos que esta le transmite para beneficio de los pueblos.

«Los chismes de doña Laura», es el relato que despierta curiosidad por la picardía y sutileza con que Laura transmite sus chismes que no hacen daño (porque la autora así lo prefiere), antes bien, dan una lección a los borrachines que se portan mal, sintiéndose obligados a efectuar tareas en la casa que antes eran destinadas exclusivamente a las mujeres. Un relato que nos obliga a mirar la realidad amazónica con otros ojos.

Hay un eje central que es la fiesta patronal de San Juan. No se le escapa a la autora detallarnos la preparación de los juanes, desde el sacrificio de las gallinas o gallos hasta el amarre del envoltorio que semeja a la cabeza de San Juan Bautista. Desfilan personajes llenos de nostalgia como la maestra que se encuentra con Amalia en el pueblo de Paraíso.

En el cuento «Las muchachas y las piedras», que a mi parecer es el mejor logrado, la ironía y la venganza juegan un papel importante. «Cara de tomate» tiene que enseñar a los profesores el respeto que estos les deben a las alumnas. La piedra sobre la carpeta es el símbolo de la negación al ultraje social y violento, al acoso que sufren las alumnas en diversas escuelas amazónicas.

En «Shego», el «licenciado» que regresa a Luz de Oriente lleno de sueños, a continuar sus estudios de Técnico de Contabilidad y disfrutar de la fiesta de San Juan y del agasajo que le hacen sus familiares, es curioso que la autora nos haga notar que durante esta fiesta se darán encuentros amorosos que permitirán el nacimiento de muchos niños en los meses de febrero.

La nostalgia, sin embargo, se encuentra en «Norith». Una muchacha que gusta de los libros y la poesía, que triunfa como escritora pero que, al final, se siente vacía porque su alma se quedó en su pueblo, en los recuerdos de sus amigos, de la profesora y de su padre que le enseñó el amor a los libros.

Euforia, vitalidad, entusiasmo, amoríos y nostalgia son los elementos que encontramos en este libro de Irma López. Una diversidad de personajes mágicos como don Eleuterio y la mujer de los ojos negros que le hechiza y le encandila, o dicharacheros y nostálgicos como Norith o Shego, que nunca dejan de perseguir sus sueños, o justicieras como «Cara de tomate», o dinámicas como la maestra y Amalia.

Uno termina de leer el libro y siente que tiene ganas de saborear un rico juane o tomarse un buena mocahua de masato. ¡Salud, Irma! Felicitaciones.
 

Sobre la autora


Irma López Chumbe nació en Tabalosos. Radica en Yurimaguas desde la edad de trece años. Sus padres: doña Eleonor Chumbe Gonzales y don César Augusto López Sánchez.
Licenciada en Educación en la especialidad de Lengua, Literatura y Educación Religiosa, graduada en la Universidad Marcelino Champagnat.

Realizó Maestría en Docencia Universitaria y Gestión Educativa en la Universidad Alas Peruanas. Obtuvo el Doctorado en Ciencia Educativa en la Universidad Enrique Guzmán y Valle - La Cantuta, alma máter de la educación peruana, con la investigación cualitativa titulada: «La literatura amazónica en la identidad cultural de los estudiantes de institutos de educación superior».

Dentro de su trayectoria profesional se ha desempeñado como docente de lenguaje en distintas instituciones educativas de la provincia de Alto Amazonas.

Desde el año 2013 viene desarrollando diversos eventos de promoción y difusión de nuestra literatura. Es presidenta fundadora de la Asociación Cultural Embrujo Amazónico Yurimaguas - ACEAY, creada en el 2015. A través de esta asociación ha presentado y promocionado a varios autores locales, regionales, nacionales e internacionales.

Es autora de «Crónicas de un desaparecido» y «Colorada y Morocha» , narraciones publicadas el 2016.



 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Jerga: Cutra

Es uno de tantos términos del lenguaje vulgar aún no aceptado por la Academia de la Lengua Española de nuestro país, pero usado por todos los peruanos, cuyo significado está contextualizado con el soborno y vueltos de sobrecostos en el submundo de la corrupción. Me arriesgo a opinar que el origen de este término está en la preposición contra, que semánticamente, denota oposición y contrariedad. A mediados del siglo pasado, en que se originó esta jerga, los  facinerosos que cometían  este tipo de delitos económicos, eran conscientes  de que estaban actuando en contra de la ley. "Hagamos la contra". Supongo que para "esconder" la fechoría y no sentirse acusados por esta palabra, simplistamente, derivaron el término de contra a cutra. Así la preposición contra dio origen al sustantivo cutra que sometido a la acción toma categoría de verbo: cutrear. Actualmente, sigue siendo conjugado en las tres personas gramaticales, en singular y en plural.    (  Lucio Córdova Mezo

El abuelo Wilmaco

Hace unos días, en Trazos, mi amigo Reymer y yo celebramos con un six pack de latas la culminación de su novela  El abuelo Wilmaco . Se trata de una historia ilustrada que habla del amor, no solo del que sentía Wilmaco por Romina y su hijo Yaro, también del amor hacia la naturaleza. Conocí a Reymer hace unos años y desde entonces hemos sido muy amigos. No. Mentira. La verdad es que casi no lo veo, pero sí hemos coincidido en varios eventos literarios y, para ser francos, siempre he admirado su determinación y compromiso con la literatura. Cuando me dijo que ya había culminado su proyecto y me envío sus escritos para leerlos, además de sentirme muy feliz de su logro, no dudé un segundo en ser partícipe de su edición y publicación. Y, ergo, he aquí el resultado. El abuelo Wilmaco  resalta a los hombres del campo dedicados al trabajo por un futuro prometedor. Pero la vida es incierta, agradable y nefasta a la vez. Esa es la vida, y Wilmaco, con sus nueve décadas, lo sabe y entiende