Ir al contenido principal

«Agonías», ellas tienen algo que decir

Escribe: Otawanta.

«Agonías» es un hecho. Un proyecto editorial que alberga a escritoras de diversas partes del Perú, pues ellas tienen algo que contar. Estaremos en la FIL 2023, en la feria del libro más importante de nuestro país, en la ciudad de Lima.

Me encuentro muy contenta por haber impulsado mi primera compilación junto a Trazos Editores  y Miuler Vásquez , por la confianza que me dio. Quiero agradecer a cada una de las autoras que me acompañan en «Agonías», a Becky Urbina, Mirza Mendoza, Elena De Yta, Clara Salas, Connie Philipps, Sandra Arias Alvarez, María Ballon Simoni, Emilia Justiniani, Brenda Bahamondes, Rocío Palacios Romero, Esther Villafuerte y Melita López Ochoa, que a través de sus voces nos adentran en relatos que deben ser leídos.

Contiene catorce historias donde la voz de la mujer grita: «Jamás seas otra que no quieres ser, jamás le des poder a otro sobre ti», «Estoy cansada de correr por intentar alcanzarlo, ya casi no me reconozco», «El matrimonio es hasta la muerte, y hasta ya me había creído que era normal llorar en silencio, vivir en el sufrimiento». Este libro cumple un rol social. Aquí convergen diversas voces y contextos de mujeres violentadas, ensimismadas en la desidia de tener que soportar y callar.

Acercarse al lector a través de textos conmovedores y llenos de profunda reflexión, con historias de «ellas» desde la resiliencia, la violencia, la trascendencia..., es un grito que se desborda en agonía. Estas historias, también son miradas que abren las puertas de un sinfín de posibilidades de renovadas esperanzas.

Se trata este de un proyecto editorial escrito por mujeres, no con la intención de solo ser leídas por ellas. La pretensión va más allá. He aquí lecturas universales que inquietan y transforman el alma.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Jerga: Cutra

Es uno de tantos términos del lenguaje vulgar aún no aceptado por la Academia de la Lengua Española de nuestro país, pero usado por todos los peruanos, cuyo significado está contextualizado con el soborno y vueltos de sobrecostos en el submundo de la corrupción. Me arriesgo a opinar que el origen de este término está en la preposición contra, que semánticamente, denota oposición y contrariedad. A mediados del siglo pasado, en que se originó esta jerga, los  facinerosos que cometían  este tipo de delitos económicos, eran conscientes  de que estaban actuando en contra de la ley. "Hagamos la contra". Supongo que para "esconder" la fechoría y no sentirse acusados por esta palabra, simplistamente, derivaron el término de contra a cutra. Así la preposición contra dio origen al sustantivo cutra que sometido a la acción toma categoría de verbo: cutrear. Actualmente, sigue siendo conjugado en las tres personas gramaticales, en singular y en plural.    (  Lucio Córdova Mezo

El abuelo Wilmaco

Hace unos días, en Trazos, mi amigo Reymer y yo celebramos con un six pack de latas la culminación de su novela  El abuelo Wilmaco . Se trata de una historia ilustrada que habla del amor, no solo del que sentía Wilmaco por Romina y su hijo Yaro, también del amor hacia la naturaleza. Conocí a Reymer hace unos años y desde entonces hemos sido muy amigos. No. Mentira. La verdad es que casi no lo veo, pero sí hemos coincidido en varios eventos literarios y, para ser francos, siempre he admirado su determinación y compromiso con la literatura. Cuando me dijo que ya había culminado su proyecto y me envío sus escritos para leerlos, además de sentirme muy feliz de su logro, no dudé un segundo en ser partícipe de su edición y publicación. Y, ergo, he aquí el resultado. El abuelo Wilmaco  resalta a los hombres del campo dedicados al trabajo por un futuro prometedor. Pero la vida es incierta, agradable y nefasta a la vez. Esa es la vida, y Wilmaco, con sus nueve décadas, lo sabe y entiende