Ir al contenido principal

Libros amazónicos



Trazos apuesta por la buena literatura peruana y amazónica. En esta su primera entrega de publicaciones, nos acerca a tres libros de lectura indispensable para todo público: “Lamento de la selva” (relatos), de Elsa Angulo Vásquez (Moyobamba); “La llocllada” (relatos), de Carlos Tafur Ruíz (Yuracyacu-Rioja), y “Sueños de floripondio” (relatos), de Mardell Tello Pérez (Lamas).

Estos libros están llenos de misticismo y tradición, además de contar con ilustraciones interiores, calidad en el papel y una buena edición. Pero lo esencial y más significativo de esta iniciativa plenamente sanmartinense, radica en los precios, accesible a todo público, para que su lectura también sea difundida en colegios y universidades. Dejo pues, para su deleite, los libros en mención:

1. "Lamentos de la selva". Pinceladas de misterio, ternura y fantasía, dan forma a este libro, cuya autora, refulgente como su prosa, se ha detenido en la sutileza de sus encantos de mujer y profesora que es, para contarnos buenas historias.

2. "La llocllada" nos presenta una selecta recopilación de relatos, algunos legendarios o fabulescos, pero la mayoría vivenciales o anecdóticos, si bien propios de un espacio geográfico, también de la tradición amazónica. Con lenguaje sencillo, cuidadoso en transmitir con fidelidad y fino humor cada suceso recogido (“El único detenido” y “El cumpita Puricho”, por ejemplo), aunado a un deseo intrínseco por preservar el medio (”Killukaklla”), Carlos Tafur Ruíz nos transporta a un mundo verdaderamente mágico.

3. "Sueños de floripondio". Tal si fueran sueños que nos acercan a la realidad, las historias de este libro parecen haberse detenido en parajes misteriosos, donde, no obstante, lo legendario es un espejismo que nos conduce a las respuestas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Jerga: Cutra

Es uno de tantos términos del lenguaje vulgar aún no aceptado por la Academia de la Lengua Española de nuestro país, pero usado por todos los peruanos, cuyo significado está contextualizado con el soborno y vueltos de sobrecostos en el submundo de la corrupción. Me arriesgo a opinar que el origen de este término está en la preposición contra, que semánticamente, denota oposición y contrariedad. A mediados del siglo pasado, en que se originó esta jerga, los  facinerosos que cometían  este tipo de delitos económicos, eran conscientes  de que estaban actuando en contra de la ley. "Hagamos la contra". Supongo que para "esconder" la fechoría y no sentirse acusados por esta palabra, simplistamente, derivaron el término de contra a cutra. Así la preposición contra dio origen al sustantivo cutra que sometido a la acción toma categoría de verbo: cutrear. Actualmente, sigue siendo conjugado en las tres personas gramaticales, en singular y en plural.    (  Lucio Córdova Mezo

El abuelo Wilmaco

Hace unos días, en Trazos, mi amigo Reymer y yo celebramos con un six pack de latas la culminación de su novela  El abuelo Wilmaco . Se trata de una historia ilustrada que habla del amor, no solo del que sentía Wilmaco por Romina y su hijo Yaro, también del amor hacia la naturaleza. Conocí a Reymer hace unos años y desde entonces hemos sido muy amigos. No. Mentira. La verdad es que casi no lo veo, pero sí hemos coincidido en varios eventos literarios y, para ser francos, siempre he admirado su determinación y compromiso con la literatura. Cuando me dijo que ya había culminado su proyecto y me envío sus escritos para leerlos, además de sentirme muy feliz de su logro, no dudé un segundo en ser partícipe de su edición y publicación. Y, ergo, he aquí el resultado. El abuelo Wilmaco  resalta a los hombres del campo dedicados al trabajo por un futuro prometedor. Pero la vida es incierta, agradable y nefasta a la vez. Esa es la vida, y Wilmaco, con sus nueve décadas, lo sabe y entiende