Ir al contenido principal

Libros: Tigre negro


Autor: Luis Alberto Ordóñez Sánchez
Contacto: laos1958@hotmail.com

Tigre Negro (Novela), evidencia tanto en la forma como en el contenido, un variopinto y rico caudal de saberes populares y científicos de la realidad local y universal a la vez. El texto se configura en una atractiva vitrina que pone al descubierto el modo de ser de las comunidades de la región, que con ejemplar perseverancia y estoicismo, van haciendo frente y, por ende, solucionando su cotidiana problemática, tejiendo de ese modo el discurrir de la existencia en plena Amazonía peruana. Tigre Negro, es una de sus visiones e interpretaciones del sueño que delimita el tema, se torna en una constante de valor, entrega , sacrificio, osadía, de reivindicación del género y la familia, en fin, se constituye en una propuesta de cooperación y solidaridad.

Ercilia es la mujer que protagoniza la novela. Logra tener la pista más cercana del felino, pues, este había encontrado otra comunidad asentada a orillas del río Saposoa y allí estaba la comida en abundancia. Mientras tanto, la solitaria y anciana mujer, rastreaba las delicadas huellas, una tras otra. Por su parte, las autoridades locales y regionales hacen todos los esfuerzos para tratar de atrapar al animal asesino, empleando  personal especializado de las Fuerzas armadas del Perú, la sabiduría de los mejores montaraces del lugar y la tecnología de las investigaciones científicas de los centros superiores de estudio. El estado peruano gasta una buena cantidad de recursos económicos, movilizando personal, utilizando equipos y helicópteros. Pero, todos los trabajos se hacen de afuera hacia adentro; mientras que la mujer realiza el trabajo silencioso en el mismo bosque donde vive el tigre negro. Al final, la fuerza de la juventud, el poder de las armas y la alta tecnología no pueden con el animal. Allí emerge la sapiencia, la paciencia y perseverancia de una mujer: Ercilia. 
                    (  El autor) //

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Jerga: Cutra

Es uno de tantos términos del lenguaje vulgar aún no aceptado por la Academia de la Lengua Española de nuestro país, pero usado por todos los peruanos, cuyo significado está contextualizado con el soborno y vueltos de sobrecostos en el submundo de la corrupción. Me arriesgo a opinar que el origen de este término está en la preposición contra, que semánticamente, denota oposición y contrariedad. A mediados del siglo pasado, en que se originó esta jerga, los  facinerosos que cometían  este tipo de delitos económicos, eran conscientes  de que estaban actuando en contra de la ley. "Hagamos la contra". Supongo que para "esconder" la fechoría y no sentirse acusados por esta palabra, simplistamente, derivaron el término de contra a cutra. Así la preposición contra dio origen al sustantivo cutra que sometido a la acción toma categoría de verbo: cutrear. Actualmente, sigue siendo conjugado en las tres personas gramaticales, en singular y en plural.    (  Lucio Córdova Mezo

El abuelo Wilmaco

Hace unos días, en Trazos, mi amigo Reymer y yo celebramos con un six pack de latas la culminación de su novela  El abuelo Wilmaco . Se trata de una historia ilustrada que habla del amor, no solo del que sentía Wilmaco por Romina y su hijo Yaro, también del amor hacia la naturaleza. Conocí a Reymer hace unos años y desde entonces hemos sido muy amigos. No. Mentira. La verdad es que casi no lo veo, pero sí hemos coincidido en varios eventos literarios y, para ser francos, siempre he admirado su determinación y compromiso con la literatura. Cuando me dijo que ya había culminado su proyecto y me envío sus escritos para leerlos, además de sentirme muy feliz de su logro, no dudé un segundo en ser partícipe de su edición y publicación. Y, ergo, he aquí el resultado. El abuelo Wilmaco  resalta a los hombres del campo dedicados al trabajo por un futuro prometedor. Pero la vida es incierta, agradable y nefasta a la vez. Esa es la vida, y Wilmaco, con sus nueve décadas, lo sabe y entiende