Ir al contenido principal

Utopías y desvaríos (2)


Me siento abrumado de regocijo cada vez que puedo acariciarte con estas manos callosas, sobre todo si me desvío de tu busto a tu vientre; pero, si no me alejo a tiempo, el vómito me persigue, surge de la nada y se involucra en mis fantasías, haciendo de ese impertérrito ritual que mis manos van forjando, un declive irracional, torpe y asqueroso.      

Que no me juzguen tus ojos, ni que tu boca pronuncie la sentencia evidente; preferible, extiende tus zancadas en dirección inexacta, para saber que vas a derrumbarte lejos de mis brazos, en la nada... 

No me mires, y que tus lagrimales se escurran por dentro, ¡no quiero ver llanto! Además, consuélate, tal vez con un golpe de suerte, termines sobre esas sábanas que tiré por ahí, en el suelo. 

"En el suelo", mojada con mi ennoblecido sudor, vas a estar como en la gloria, satisfecha del final que te toque. Pero si tu cuerpo no se desploma en el lugar indicado, cumpliré con asistirte en tus últimos momentos de anhelo: he de ir en busca de aquellas humedecidas sábanas, y cuidando de que no se escurra o evapore mi sudor que las humedece, las extenderé sobre tus provocativos relieves. 

Nada más: es eterno este hundimiento, lo sabes. El precipicio es de tamaño ínfimo, tan degenerado como el sueño que anhelas hoy, princesa; pero este tu castillo me es acogedor, no creas lo contrario. Estas paredes, esta luz tenue..., y las otras mujeres, que a tu lado son poca cosa, me hacen pensar en tu consagración. 

Entiende: tu trono no es lo que los demás dicen, no es un "lupanar barato"; tampoco tú eres esa meretriz a quien todos prefieren, porque finalmente eres la única que los elige, desde antes de conocerlos. A mí me has elegido innumerables veces, por eso me diferencio del resto; por eso, dejas abiertas tus alas para que yo las corte cuando quiera.   

Termina de caer, es el momento. Yo cerraré los ojos para complacerte y no sumirme en tu trance. Enseguida me iré. Afuera me espera el sol, la ansiedad derrumbada en tus besos, y desde ya, presiento que el rumor de tus palabras, me han de perturbar un tiempo. "Llévame contigo", te escucho decir, bajito. Ni te respondo ni quiero hacerlo; además, estoy a punto de vomitar.   (M.V.)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Jerga: Cutra

Es uno de tantos términos del lenguaje vulgar aún no aceptado por la Academia de la Lengua Española de nuestro país, pero usado por todos los peruanos, cuyo significado está contextualizado con el soborno y vueltos de sobrecostos en el submundo de la corrupción. Me arriesgo a opinar que el origen de este término está en la preposición contra, que semánticamente, denota oposición y contrariedad. A mediados del siglo pasado, en que se originó esta jerga, los  facinerosos que cometían  este tipo de delitos económicos, eran conscientes  de que estaban actuando en contra de la ley. "Hagamos la contra". Supongo que para "esconder" la fechoría y no sentirse acusados por esta palabra, simplistamente, derivaron el término de contra a cutra. Así la preposición contra dio origen al sustantivo cutra que sometido a la acción toma categoría de verbo: cutrear. Actualmente, sigue siendo conjugado en las tres personas gramaticales, en singular y en plural.    (  Lucio Córdova Mezo

El abuelo Wilmaco

Hace unos días, en Trazos, mi amigo Reymer y yo celebramos con un six pack de latas la culminación de su novela  El abuelo Wilmaco . Se trata de una historia ilustrada que habla del amor, no solo del que sentía Wilmaco por Romina y su hijo Yaro, también del amor hacia la naturaleza. Conocí a Reymer hace unos años y desde entonces hemos sido muy amigos. No. Mentira. La verdad es que casi no lo veo, pero sí hemos coincidido en varios eventos literarios y, para ser francos, siempre he admirado su determinación y compromiso con la literatura. Cuando me dijo que ya había culminado su proyecto y me envío sus escritos para leerlos, además de sentirme muy feliz de su logro, no dudé un segundo en ser partícipe de su edición y publicación. Y, ergo, he aquí el resultado. El abuelo Wilmaco  resalta a los hombres del campo dedicados al trabajo por un futuro prometedor. Pero la vida es incierta, agradable y nefasta a la vez. Esa es la vida, y Wilmaco, con sus nueve décadas, lo sabe y entiende