Ir al contenido principal

Ribeyro del Perú


El autor que marcó un hito en la historia de la literatura peruana contemporánea, dicen los entendidos, incluyendo a mi amigo Oswaldo Gonzaga, es, sin lugar a dudas, Julio Ramón Ribeyro. Particulamente, en cambio, me atrevo a no darle todo el crédito; no, porque "lo bueno ya no es de nadie, sino de la tradición".

Pero Ribeyro se adelantó a su época, asumió el tiempo imperecedero con proyección de titán, sin relegarse a la rutina de los años de encuentros y extravíos que vimos venirse con horror, miedo, súplica, siempre o muy exagerada o sin sentido pero rutina al fin y al cabo.

El mundo urbano se posicionó en páginas de precisión, destinado a ser otro, cambiante pero efectivo; entonces, una determinación de engendro, de luz, de efectividad, fue marcando el concepto de creación, desde los extremos inmensamente congestionados.

Hoy me detengo en mi afán de ser analítico, en vano, porque cada quien asegura ser más creativo que el otro, y en este ciclo infinito, "la palabra del mudo", título tan bien recreado en una selección de cuentos de Ribeyro, me recuerda a ciertos compatriotas, vecinos ellos, que asumen privilegios de excelsitud solo por el hecho de administrar esos recursos que provienen de nuestros impuestos. La diferencia, es bueno decirlo, está en que la mudez se ha degenerado en palabras seudo convincentes, destinadas a ser un ensayo de proyección social. 

Ribeyro, grande, has premeditado el acontecer de los necios, tu palabra nos ha llevado al inconsciente desastre que ahora vivimos. Y es que hasta para vivir, quienes lo encuentran divertido, asumen identificar los espacios y las formas adecuados. Hoy estas líneas se apresuran llenas de desconsuelo, lo admito, asumo y evidencio el riesgo. 

(El director)// 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Jerga: Cutra

Es uno de tantos términos del lenguaje vulgar aún no aceptado por la Academia de la Lengua Española de nuestro país, pero usado por todos los peruanos, cuyo significado está contextualizado con el soborno y vueltos de sobrecostos en el submundo de la corrupción. Me arriesgo a opinar que el origen de este término está en la preposición contra, que semánticamente, denota oposición y contrariedad. A mediados del siglo pasado, en que se originó esta jerga, los  facinerosos que cometían  este tipo de delitos económicos, eran conscientes  de que estaban actuando en contra de la ley. "Hagamos la contra". Supongo que para "esconder" la fechoría y no sentirse acusados por esta palabra, simplistamente, derivaron el término de contra a cutra. Así la preposición contra dio origen al sustantivo cutra que sometido a la acción toma categoría de verbo: cutrear. Actualmente, sigue siendo conjugado en las tres personas gramaticales, en singular y en plural.    (  Lucio Córdova Mezo

El abuelo Wilmaco

Hace unos días, en Trazos, mi amigo Reymer y yo celebramos con un six pack de latas la culminación de su novela  El abuelo Wilmaco . Se trata de una historia ilustrada que habla del amor, no solo del que sentía Wilmaco por Romina y su hijo Yaro, también del amor hacia la naturaleza. Conocí a Reymer hace unos años y desde entonces hemos sido muy amigos. No. Mentira. La verdad es que casi no lo veo, pero sí hemos coincidido en varios eventos literarios y, para ser francos, siempre he admirado su determinación y compromiso con la literatura. Cuando me dijo que ya había culminado su proyecto y me envío sus escritos para leerlos, además de sentirme muy feliz de su logro, no dudé un segundo en ser partícipe de su edición y publicación. Y, ergo, he aquí el resultado. El abuelo Wilmaco  resalta a los hombres del campo dedicados al trabajo por un futuro prometedor. Pero la vida es incierta, agradable y nefasta a la vez. Esa es la vida, y Wilmaco, con sus nueve décadas, lo sabe y entiende