Ir al contenido principal

Utopías y desvaríos (11)



Media hora fatal que aguardo con resignada paciencia el auge de este momento. Al fin mis dedos se han posesionado de lo que implica este proceso, y ahora es cuando me pregunto por qué razón, la infatigable manía de verter palabras, a veces sin sentido, perdura en nuestros ánimos, a costa de todo. Y qué tiempo más será el indicado. Yo creo que mucho, pero uno nunca sabe, sobre todo en estos tiempos tan difíciles, donde la subsistencia obliga a otras cosas que no dan satisfacción aunque sí dinero. Refiero estas palabras, porque en mis desvaríos de hace poco, anduve ebrio por un rincón de ingenieros. Pensaba, entonces, en el trayecto, ahondarme en algún proyecto lucrativo. Para esto, con ayuda, me corté el pelo, me afeité e incluso exageré con la higiene. Así estuve, elegante, muy ingeniero; sin embargo, en algún lapso, un borracho de mierda, agitó una botella de cerveza con el fin de mojar a quien sea con el líquido espumoso; otro sarnoso, por puras suposiciones, se atrevió a decir verdades a voces llenas (“este debe ser químico”, pensé al sentir su saliva); otro, que al fin me dio la oportunidad de tratarle como se merece, se apareció saludando a todo el mundo. Yo le llamé por su nombre, fuerte, acordándome de que el cabroncito me denunció al tribunal de honor cuando era estudiante. Qué bien me sentí: después de todo, no hubo ofensas, porque somos colegas.
Hoy que ya estoy sobrio, con acidez y la gastritis de siempre, me doy cuenta que muchos colegas siguen siendo lo que siempre creí que eran: escoria. No todos, por supuesto, porque hay gente muy capaz en todo lado; pero las mierditas de siempre, los más arrastrados, los confabuladores, me imagino que ya nunca van a cambiar.

Ya nada sorprende, en efecto, menos aquello que tantas veces se torna repetitivo. Por eso, el día que la gente deje de hacer tantas pendejadas, el día que se desintegren los clanes familiares en las entidades del estado, el día que se invente la felicidad y esta sea de uso gratuito, ese día, lectores, ni crean que habrá un mundo perfecto, ¡canalladas!, ese día el hombre ha de buscar otras formas de inconformismo, para joder al resto.

Mientras tanto con este sofocante calor, mejor voy a bañarme e imagino lo que quiero después de muerto, tal como lo dice el poeta Stanley Vega: vivir en la memoria de un ave, alimentarme de insectos, beber agua de los charcos pasada la lluvia, y cagar mientras vuelo, olvidándome de esta estúpida idea de ser humano.

M.V.//

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Jerga: Cutra

Es uno de tantos términos del lenguaje vulgar aún no aceptado por la Academia de la Lengua Española de nuestro país, pero usado por todos los peruanos, cuyo significado está contextualizado con el soborno y vueltos de sobrecostos en el submundo de la corrupción. Me arriesgo a opinar que el origen de este término está en la preposición contra, que semánticamente, denota oposición y contrariedad. A mediados del siglo pasado, en que se originó esta jerga, los  facinerosos que cometían  este tipo de delitos económicos, eran conscientes  de que estaban actuando en contra de la ley. "Hagamos la contra". Supongo que para "esconder" la fechoría y no sentirse acusados por esta palabra, simplistamente, derivaron el término de contra a cutra. Así la preposición contra dio origen al sustantivo cutra que sometido a la acción toma categoría de verbo: cutrear. Actualmente, sigue siendo conjugado en las tres personas gramaticales, en singular y en plural.    (  Lucio Córdova Mezo

El abuelo Wilmaco

Hace unos días, en Trazos, mi amigo Reymer y yo celebramos con un six pack de latas la culminación de su novela  El abuelo Wilmaco . Se trata de una historia ilustrada que habla del amor, no solo del que sentía Wilmaco por Romina y su hijo Yaro, también del amor hacia la naturaleza. Conocí a Reymer hace unos años y desde entonces hemos sido muy amigos. No. Mentira. La verdad es que casi no lo veo, pero sí hemos coincidido en varios eventos literarios y, para ser francos, siempre he admirado su determinación y compromiso con la literatura. Cuando me dijo que ya había culminado su proyecto y me envío sus escritos para leerlos, además de sentirme muy feliz de su logro, no dudé un segundo en ser partícipe de su edición y publicación. Y, ergo, he aquí el resultado. El abuelo Wilmaco  resalta a los hombres del campo dedicados al trabajo por un futuro prometedor. Pero la vida es incierta, agradable y nefasta a la vez. Esa es la vida, y Wilmaco, con sus nueve décadas, lo sabe y entiende