Ir al contenido principal

Utopías y desvaríos (11)



Media hora fatal que aguardo con resignada paciencia el auge de este momento. Al fin mis dedos se han posesionado de lo que implica este proceso, y ahora es cuando me pregunto por qué razón, la infatigable manía de verter palabras, a veces sin sentido, perdura en nuestros ánimos, a costa de todo. Y qué tiempo más será el indicado. Yo creo que mucho, pero uno nunca sabe, sobre todo en estos tiempos tan difíciles, donde la subsistencia obliga a otras cosas que no dan satisfacción aunque sí dinero. Refiero estas palabras, porque en mis desvaríos de hace poco, anduve ebrio por un rincón de ingenieros. Pensaba, entonces, en el trayecto, ahondarme en algún proyecto lucrativo. Para esto, con ayuda, me corté el pelo, me afeité e incluso exageré con la higiene. Así estuve, elegante, muy ingeniero; sin embargo, en algún lapso, un borracho de mierda, agitó una botella de cerveza con el fin de mojar a quien sea con el líquido espumoso; otro sarnoso, por puras suposiciones, se atrevió a decir verdades a voces llenas (“este debe ser químico”, pensé al sentir su saliva); otro, que al fin me dio la oportunidad de tratarle como se merece, se apareció saludando a todo el mundo. Yo le llamé por su nombre, fuerte, acordándome de que el cabroncito me denunció al tribunal de honor cuando era estudiante. Qué bien me sentí: después de todo, no hubo ofensas, porque somos colegas.
Hoy que ya estoy sobrio, con acidez y la gastritis de siempre, me doy cuenta que muchos colegas siguen siendo lo que siempre creí que eran: escoria. No todos, por supuesto, porque hay gente muy capaz en todo lado; pero las mierditas de siempre, los más arrastrados, los confabuladores, me imagino que ya nunca van a cambiar.

Ya nada sorprende, en efecto, menos aquello que tantas veces se torna repetitivo. Por eso, el día que la gente deje de hacer tantas pendejadas, el día que se desintegren los clanes familiares en las entidades del estado, el día que se invente la felicidad y esta sea de uso gratuito, ese día, lectores, ni crean que habrá un mundo perfecto, ¡canalladas!, ese día el hombre ha de buscar otras formas de inconformismo, para joder al resto.

Mientras tanto con este sofocante calor, mejor voy a bañarme e imagino lo que quiero después de muerto, tal como lo dice el poeta Stanley Vega: vivir en la memoria de un ave, alimentarme de insectos, beber agua de los charcos pasada la lluvia, y cagar mientras vuelo, olvidándome de esta estúpida idea de ser humano.

M.V.//

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Libros: El gallo gallina

El gallo gallina La novela de Oswaldo Reynoso “El gallo gallina”, editada por una editorial peruana que ha tenido a bien transcribirla de un original publicado a mimeógrafo, según palabras del autor, hace más de cinco décadas, es una verdadera muestra de ingenio, por ser un compendio de sucesos narrados en distintos tiempos y estilos literarios. Una “gallo gallina” es un gallo de pelea que se asemeja a una gallina en apariencia; con esta peculiaridad, engaña a su rival, a quien después de haber confundido y al punto de alterarle las hormonas, logra vencerlo. El de esta historia, por la trama y su mismo nombre, “Civilísimo”, es un gallo de suma importancia. Tanto su dueño, apegado a su animal al punto de llorar por él y embriagarse al máximo, el adolescente que por desgracia lo hurta, el cocinero que parece haber pactado con el diablo para obtener la receta de una pachamanca sin igual, los inoportunos apristas, los maestros oradores y sobones, los mendigos, y finalmente, el minist

Análisis: Yakuruna (novela)

PRESENTACIÓN DE LA OBRA LITERARIA "YAKURUNA" DE MIULER VÁSQUEZ GONZÁLEZ Por: Julio Oliveira Valles GENERALIDADES Los escritores, por lo general narran o impregnan en sus creaciones literarias sus experiencias tempranas, la división de la realidad, sus relaciones familiares, amicales, su contacto con la naturaleza circundante: ríos, lagos, accidentes geográficos, costumbres, comportamientos, lenguaje, etc. Incluyendo sus creencias, formación profesional, actividades laborales, entre otros. Estas creaciones literarias de autores selváticos, según mi punto de vista, se agrupan de la siguiente manera: - Literatura de selva alta - Literatura de ceja de selva y, - Literatura de selva baja o llano amazónico. La obra "Yakuruna" del escritor Miuler Vásquez González, tiene como escenario la selva y el río; se ubica en el segundo grupo, es decir entre escritores de ceja de selva, identificada por la descripción paisajística y uso de expresiones propias del universo vocabular d