Ir al contenido principal

Libros: Las guerras secretas


Autor: Ricardo Vírhuez Villafane

El presente libro nos depara una sorpresa: el tratamiento de un tema pocas veces tocado en la literatura peruana, o en todo caso, tratado con cierto temor. Se habla poco en los libros o en todo caso se malforma la información que se vierte en las escuelas: nadie toca el tema de la subversión con acuciosidad, a nadie se le ocurre hablar de fusilamientos tanto por parte del ejército como por parte de los sediciosos, y es que el tema de por sí sufre un estancamiento en el proceso de la literatura, tal vez por temor o por desconocimiento.

En este libro existe un personaje femenino indígena (Chidó Dapá) de mucha envergadura, que le da sabor a la novela, y tal vez el verdadero protagonismo, a pesar de que en muchos parajes es la comunidad o la población la que se enfrenta a las autoridades que quieren posesionarse de sus tierras.

Desde el primer capítulo, Ricardo centra a Chidó Dapá como una mujer difícil de conquistar, dueña de una personalidad ganada a lo largo de los años en situaciones espinosas y contradictorias. 

¿Es Chidó Dapá un personaje escondido tanto tiempo, enfrentándose al sistema, recién descubierta para la literatura?

Considero que el personaje central va más allá, el libro despierta interés en el lector, nos deja en una angustia por saber un poco más de ella, esa vida llena de sufrimiento, su escape de situaciones dramáticas y su afincamiento en la selva para hacerse conocer como maestra.

A pesar de que la historia es contada por cinco personajes, cada uno más importante que el otro, de cinco etapas diferentes de la vida de Chidó Dapá, a un periodista-escritor que, por momentos, gana protagonismo y se entretiene con algunas, no deja de despertar el interés por saber un poco más de ella.  
(Juan Rodríguez Pérez) //

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Jerga: Cutra

Es uno de tantos términos del lenguaje vulgar aún no aceptado por la Academia de la Lengua Española de nuestro país, pero usado por todos los peruanos, cuyo significado está contextualizado con el soborno y vueltos de sobrecostos en el submundo de la corrupción. Me arriesgo a opinar que el origen de este término está en la preposición contra, que semánticamente, denota oposición y contrariedad. A mediados del siglo pasado, en que se originó esta jerga, los  facinerosos que cometían  este tipo de delitos económicos, eran conscientes  de que estaban actuando en contra de la ley. "Hagamos la contra". Supongo que para "esconder" la fechoría y no sentirse acusados por esta palabra, simplistamente, derivaron el término de contra a cutra. Así la preposición contra dio origen al sustantivo cutra que sometido a la acción toma categoría de verbo: cutrear. Actualmente, sigue siendo conjugado en las tres personas gramaticales, en singular y en plural.    (  Lucio Córdova Mezo

El abuelo Wilmaco

Hace unos días, en Trazos, mi amigo Reymer y yo celebramos con un six pack de latas la culminación de su novela  El abuelo Wilmaco . Se trata de una historia ilustrada que habla del amor, no solo del que sentía Wilmaco por Romina y su hijo Yaro, también del amor hacia la naturaleza. Conocí a Reymer hace unos años y desde entonces hemos sido muy amigos. No. Mentira. La verdad es que casi no lo veo, pero sí hemos coincidido en varios eventos literarios y, para ser francos, siempre he admirado su determinación y compromiso con la literatura. Cuando me dijo que ya había culminado su proyecto y me envío sus escritos para leerlos, además de sentirme muy feliz de su logro, no dudé un segundo en ser partícipe de su edición y publicación. Y, ergo, he aquí el resultado. El abuelo Wilmaco  resalta a los hombres del campo dedicados al trabajo por un futuro prometedor. Pero la vida es incierta, agradable y nefasta a la vez. Esa es la vida, y Wilmaco, con sus nueve décadas, lo sabe y entiende