Ir al contenido principal

Libros: La manita negra y otros cuentos


La manita negra y otros cuentos

Escribe: Juan Rodríguez Pérez

Herberto Sales es un narrador brasileño nacido en Anderaí, Estado de Bahía, el 21 de setiembre de 1917, que descubrí hace poco haciendo mi recorrido por La Colmena, en Lima, y adentrándome en lugares donde se expenden libros usados.
Fue grata mi sorpresa al leer una antología hecha por la Embajada de Brasil para su publicación en Perú el año de 1984, donde figura un cuento que me impresionó y que da título al nombre del pequeño volumen.
“La manito negra”, un cuento donde se mezcla la magia, la fantasía y los sinsabores de la vida al interior del país. La protagonista, una negrita huérfana, empleada de la casa que vivía desde los diez años, juega con su fantasía para librarse de los maltratos de la patrona, involucrándola de tal manera que termina adueñándose de la fantasía de la empleada. Un cuento memorable.
Otro de los cuentos que me llamó la atención se titula “Los delfines”, por su similitud con los Yakurunas, seres fantásticos en la selva del Perú: unos jóvenes vestidos de blanco que ingresan a las fiestas con el fin de embarazar a las chicas (me recuerda el libro Yakuruna, de Miuler Vásquez).
Destaca también el cuento “¿Pistolero?”, por la violencia con que retrata la posible venganza o ajuste de cuentas.
En suma, un libro que reúne lo mejor de Herberto Sales, conocedor del oficio de narrador, con finales que van más allá de la simple especulación. El autor escarba en cada uno de sus personajes los detalles más simples para perfilar un final inesperado. A veces juega con la especulación, la intriga, la magia y el miedo que predominan en los personajes de sus cuentos.
No es una novedad descubrir grandes narradores en esta parte del continente que a través de una prosa simple nos van hilvanando historias que cuentan realidades muy parecidas a las nuestras. //

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tradición: patrona de Tarapoto

    Patrona de la Santa Cruz de los Motilones en Tarapoto       Todos los pueblos guardan en cada uno de sus habitantes diversos matices de júbilo, devoción, algarabía y festividad; motivados por la llegada de una fecha muy significativa, por lo general de carácter religioso. En la ciudad de Tarapoto se celebra la patrona de la Santa Cruz de los Motilones, fiesta que se inicia el 07 de julio y concluye el 19 del mismo mes. Cuentan nuestros abuelos, que para la llegada de esta gran fiesta, los cabezones se preparaban con anticipación casi un año. Ya sea sembrando yuca, maíz, plátano y otros productos de panllevar, así también como la crianza de gallinas, pavos y chanchos. Cuando faltaban pocos meses para la celebración, los cabezones con sus respectivos ayudantes cosechaban los productos y seleccionaban las gallinas y chanchos para esperar la llegada de la gran patrona. La primera semana de julio, las mujeres se dedicaban a la preparación del masato de yuca y chicha de maíz.  El 07 de j

Jerga: Cutra

Es uno de tantos términos del lenguaje vulgar aún no aceptado por la Academia de la Lengua Española de nuestro país, pero usado por todos los peruanos, cuyo significado está contextualizado con el soborno y vueltos de sobrecostos en el submundo de la corrupción. Me arriesgo a opinar que el origen de este término está en la preposición contra, que semánticamente, denota oposición y contrariedad. A mediados del siglo pasado, en que se originó esta jerga, los  facinerosos que cometían  este tipo de delitos económicos, eran conscientes  de que estaban actuando en contra de la ley. "Hagamos la contra". Supongo que para "esconder" la fechoría y no sentirse acusados por esta palabra, simplistamente, derivaron el término de contra a cutra. Así la preposición contra dio origen al sustantivo cutra que sometido a la acción toma categoría de verbo: cutrear. Actualmente, sigue siendo conjugado en las tres personas gramaticales, en singular y en plural.    (  Lucio Córdova Mezo

El abuelo Wilmaco

Hace unos días, en Trazos, mi amigo Reymer y yo celebramos con un six pack de latas la culminación de su novela  El abuelo Wilmaco . Se trata de una historia ilustrada que habla del amor, no solo del que sentía Wilmaco por Romina y su hijo Yaro, también del amor hacia la naturaleza. Conocí a Reymer hace unos años y desde entonces hemos sido muy amigos. No. Mentira. La verdad es que casi no lo veo, pero sí hemos coincidido en varios eventos literarios y, para ser francos, siempre he admirado su determinación y compromiso con la literatura. Cuando me dijo que ya había culminado su proyecto y me envío sus escritos para leerlos, además de sentirme muy feliz de su logro, no dudé un segundo en ser partícipe de su edición y publicación. Y, ergo, he aquí el resultado. El abuelo Wilmaco  resalta a los hombres del campo dedicados al trabajo por un futuro prometedor. Pero la vida es incierta, agradable y nefasta a la vez. Esa es la vida, y Wilmaco, con sus nueve décadas, lo sabe y entiende